Diario Sur

Picasso, Thyssen y Pompidou sitúan a Málaga como cuarto destino museístico en España

Cubo del Centro Pompidou de Málaga.
Cubo del Centro Pompidou de Málaga.
  • Las tres pinacotecas, las más conocidas por los turistas de este segmento que generan un impacto económico en la ciudad de 547 millones de euros

Hace apenas un mes, Málaga cerraba su potente oferta expositiva con la apertura del Museo de Málaga en el Palacio de la Aduana. La última incorporación que ha convertido la capital en uno de los destinos culturales de moda en los últimos años. Solo hace falta darse una vuelta por las calles del casco antiguo para comprobar que el índice de turistas ha aumentado de forma exponencial. Una percepción que también confirman los datos que posicionan ya a la capital como cuarto destino museístico de España con 1,8 millones de visitantes, por detrás de Madrid y Barcelona y situándose ya muy cerca de Valencia (1,9 millones). «Somos ya casi el tercero», aseguró ayer el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, en la presentación del informe sobre la oferta y demanda expositiva de la capital. Un destacado posicionamiento de la ciudad como destino cultural pese «a la juventud» de sus pinacotecas, subrayó el edil. Según se desprende de los datos sobre este segmento turístico, los visitantes se sienten atraídos por las grandes marcas artísticas, especialmente el Museo Picasso (el 82,1% de los visitantes aseguran conocerlo), seguido del Carmen Thyssen (62,5%) y del Centro Pompidou (49,1%).

más información

Un total de mil encuestas –300 a residentes en Málaga y 700 a turistas de museos– se han realizado para esta informe que concluye que siete de cada diez visitantes señalan que la oferta expositiva de la capital es mejor de lo que esperaban, mientras que un 98,6% afirma que recomendaría la ciudad como «destino de museos». Esa excelente valoración y volumen de visitantes se traduce en un impacto económico de 547 millones de euros, de los que más de la mitad, 295,3 millones, se corresponde con un gasto directo en la ciudad, que beneficia sobre todo al comercio, la hostelería y el transporte.

El alcalde, que estuvo acompañado por los concejales de Turismo y Cultura, Julio Andrade y Gemma del Corral, respectivamente, destacó que el informe realizado por la empresa Turismo y Planificación Costa del Sol –dependiente de la Diputación– sitúa a Málaga en el primer lugar nacional en el índice de carga turística ya que la ciudad registra 81,4 visitas a museos por cada cien pernoctaciones, seguida de Valencia (55,5), Madrid (51), Barcelona (33,4) y Sevilla (21,2). Por presencia de turistas en las salas, cinco de los diez primeros museos de España son malagueños, con el CAC, el Picasso, el Centro Pompidou, el Carmen Thyssen y la Fundación Picasso-Casa Natal. Al frente de esta lista está el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe de Valencia.

Mejor en el centro

El precio medio de las entradas a los museos de Málaga es de cinco euros, un dato que se refiere al año 2015 que es el último del que existen datos de visitantes completos. Por tanto, en este estudio no se ha contemplado el reciente Museo de Málaga ya que además la encuesta de satisfacción de turistas se realizó los pasados meses de octubre y noviembre. El informe valora además positivamente la ventaja de los museos situados en el centro de la ciudad. Así, el director del Área de Turismo, Javier Hernández, reconoció que los centros expositivos de Tabacalera –Ruso y el del Automóvil– se encuentran «afectados por su posicionamiento al estar fuera del centro histórico», por lo que la «carga diferencial» con respecto a los del caso antiguo es «alta».

A este respecto, el alcalde puntualizó que el modelo de la ciudad es «apostar» por espacios expositivos que «que no estén todos en el centro histórico». De hecho, volvió a insistir en que su «sueño» hubiera sido que la sección de Arqueología del Museo de Málaga –que se acaba de inaugurar en la Aduana– «estuviera en la Trinidad».

Frente a las fortalezas que señala el informe sobre Málaga como destino museístico, el lado menos positivo es que los turistas perciben falta de limpieza en la ciudad, un dato ante el que el alcalde mostró ayer su sorpresa. «Estoy encantado de recibir este comentario pero últimamente muchísima gente de fuera me ha destacado lo contrario, que la limpieza es magnífica», aseguró Francisco de la Torre, que añadió que en esta cuestión se puede «mejorar, pero no le doy más importancia».

Otro de los aspectos resaltados por los turistas es la ausencia de un Museo Guggenheim al estilo de Bilbao que sirva de imagen icónica frente a los visitantes. El alcalde también se refirió a este extremo y señaló que el atractivo de los museos de Málaga es su conjunto por lo que concluyó que la capital «tiene una oferta tan potente y global que no le hace falta un Guggenheim».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate