Toda la Casa Natal de Picasso tendrá uso cultural

La Casa Natal de Picasso recibió el año pasado a 206.564 visitantes, un 7,18% menos que en el ejercicio anterior.
La Casa Natal de Picasso recibió el año pasado a 206.564 visitantes, un 7,18% menos que en el ejercicio anterior. / Sur
  • La Fundación Picasso proyecta liberar su sede de zonas administrativas y de gestión

  • El Ayuntamiento encarga a la Gerencia de Urbanismo un informe sobre el inmueble de la plaza de la Merced para concretar sus nuevos usos

Será por el espíritu navideño o por razones más prosaicas, pero lo cierto es que la reunión del Consejo Rector de la agencia municipal que gestiona la Casa Natal de Picasso, el Centro Pompidou Málaga y la Colección del Museo Ruso fue ayer como la seda. Ni una palabra más alta que otra en uno de los frentes que se ha convertido en campo de batalla dentro de la política municipal: la gestión de los museos.

Un ejemplo de que la cita fue todo cordialidad: las dos próximas exposiciones del Museo Ruso –una sobre la dinastía de los Romanov y otra en torno a Vassily Kandinsky, previstas ambas a partir del 21 de febrero de 2017– se aprobaron por unanimidad. Ya en el turno de ruegos y preguntas, el concejal socialista Daniel Pérez puso sobre la mesa la iniciativa planteada en el pleno municipal de noviembre para que la sede de la Casa Natal quede liberada de usos administrativos y se destinen todas sus instalaciones a la recreación del domicilio de la familia Ruiz-Picasso, así como a la organización de exposiciones.

«Nos han comunicado que el Ayuntamiento ya ha encargado a la Gerencia Municipal de Urbanismo un estudio de todo el edificio para determinar lo que se puede hacer en el inmueble y concretar los usos que podría tener», detallaba Pérez al término de la reunión del Consejo Rector.

Pérez recordó que la iniciativa parte de la moción presentada por el PSOE en el pleno municipal del mes pasado. Entonces, los socialistas plantearon la adquisición del inmueble anexo a la Casa Natal para su ampliación, una medida que ha aparecido de manera intermitente en la escena política local desde hace más de dos décadas. La idea cambió de rumbo cuando el equipo de gobierno municipal propuso liberar de usos administrativos la actual sede de la Casa Natal de Picasso en lugar de comprar el edificio contiguo.

La moción salió adelante con ese cambio y el proyecto ha empezado a dar sus primeros pasos, si bien las fuentes municipales consultadas ayer por SUR quisieron matizar que la medida llevará su tiempo. Las fuentes a las que ha tenido acceso este periódico explicaron que hay de estudiar asuntos como la accesibilidad del inmueble de la plaza de la Merced donde la Casa Natal tiene su sede, así como el destino de las zonas administrativas que saldrían del edificio. En este último asunto hay varias posibilidades abiertas, según las fuentes consultadas. Así, las oficinas de la Fundación Picasso-Museo Casa Natal podrían mudarse al Museo Ruso, instalarse en el futuro edificio que se levante en la parcela del Astoria o bien ubicarse en otras dependencias municipales próximas a la plaza de la Merced.

La Casa Natal recibe el 13,4% del presupuesto de la agencia municipal de museos.

La Casa Natal recibe el 13,4% del presupuesto de la agencia municipal de museos. / Sur

Lo que por el momento queda descartado es el traslado del Centro de Documentación de la Casa Natal. Según los representantes municipales consultados ayer, esa medida tendría «poco sentido» fuera del entorno de la sede de la institución, que el año pasado recibió a 206.564 visitantes, un 7,18% menos que el ejercicio anterior.

El principio del camino

«En estos momentos resulta fundamental estudiar conceptualmente qué se hace y qué no se hace. Ya se han iniciado las conversaciones con los especialistas de la Gerencia de Urbanismo para analizar qué se puede hacer en cada planta del edificio, cómo se articula el discurso de la institución... Todo esto, sin olvidar asuntos fundamentales como cuánto cuesta esta actuación, quién y cómo la va a financiar o cuándo pueden empezarse los trabajos», reflexionaron ayer las fuentes consultadas por SUR.

Así, el uso cultural de toda la sede de la Fundación Picasso afronta ahora los primeros compases de un camino que se antoja largo y complejo. El tiempo dirá si se trata de un anuncio más sin recorrido o de la solución a sus viejas estrecheces.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate