Sergio Navarro recogió ayer el premio en la Biblioteca Nacional. :: efe
Sergio Navarro recogió ayer el premio en la Biblioteca Nacional. :: efe

El marbellí Sergio Navarro gana el Adonáis, el decano de los galardones

  • El poemario 'La lucha por el vuelo' se lleva el premio por su «contemplativa mirada hacia la naturaleza, sustentada en una fluida musicalidad»

Sergio Navarro se alzó ayer con el premio Adonáis, el decano del panorama poético y literario español, que a lo largo de más de siete décadas ha sido el semillero de grandes poetas hispanos y un eficaz termómetro de la calidad de nuestra lírica. Gracias a 'La lucha por el vuelo', Navarro (Marbella, 1992) inscribe su nombre en la nómina de este galardón sin dotación económica, creado en 1943 -un año antes que el premio Nadal de novela- y amparado desde 1946 por la editorial Rialp. En 73 años se ha fallado 70 veces.

La poesía de Sergio Navarro encierra «una contemplativa mirada hacia la naturaleza, sustentada en una fluida musicalidad», según el fallo del jurado, formado en esta edición por Carmelo Guillén Acosta, Joaquín Benito de Lucas, Julio Martínez Mesanza, Eloy Sánchez Rosillo, Enrique Garcia-Máiquez y Juana Castro. Sergio Navarro toma el relevo de Rodrigo Sánchez Ferrer, ganador el año pasado con 'Vaho'. El fallo se anunció en la Biblioteca Nacional, en un acto presidido por Luis Alberto de Cuenca, poeta y presidente del Patronato de la institución. De entre los once finalistas de esta septuagésima edición, dos fueron reconocidos con un accésit: la leonesa Camino Román (León, 1981) por 'Accidente' y la castellonense Bibiana Collado (Burriana, 1985) con 'El recelo del agua'.

El ganador

Graduado en Filología Hispánica y Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra, Sergio Navarro publicó en 2015 'Telarañas', su primer poemario, que mereció el premio Emilio Alfaro Hardisson. Cursó un máster en Literatura Comparada en Cambridge y es becario residente de la Fundación Antonio Gala, en Córdoba, donde se afana en concluir un nuevo poemario. Navarro expresó su orgullo por unirse a un elenco de poetas ganadores de este premio entre los que figuran nombres como José Hierro, Félix Grande, José Ángel Valente, Francisco Brines, José Infante y Luis García Montero, entre otros.

El más longevo galardón de poesía en España carece de dotación económica. El ganador recibe una escultura Venancio Blanco, que representa el emblema de la Colección Adonáis, además de cien ejemplares de la obra ganadora en concepto de derechos de autor. Rialp publicará en la Colección Adonáis, en papel y en formato digital, los originales premiados por el jurado.

El Adonáis fue creado en 1943 «para contrarrestar la creciente oficialidad de la poesía» en la gris España de posguerra. Nació bajo el signo de la Biblioteca Hispánica, regida por Juan Guerrero Ruiz, gran amigo de Juan Ramón Jiménez. A partir de 1946 lo entrega la Editorial Rialp de cuya mano y a lo largo de sus más de siete décadas ha sido cauce para descubrimientos y respaldo decisivo para poetas jóvenes. Desde su fundación su compromiso ha sido «promocionar voces nuevas para la poesía española», de modo que las bases exigen que sus participantes «no superen los 35 y eviten así la competencia de los poetas maduros».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate