Pompidou Málaga Superstar

e printemps’ (20 de marzo de 1956, Pablo Ruiz Picasso.
e printemps’ (20 de marzo de 1956, Pablo Ruiz Picasso. / C)Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Málaga, 2010
  • El centro fía su remontada en la afluencia de visitantes a Philippe Starck y Daniel Buren

  • La delegación cambiará de registro en su nuevo montaje bianual con un proyecto sobre las utopías que incluirá obras de Miró, Picasso, Kandinsky y Delaunay, entre otros

«Lo popular es elegante, lo raro es vulgar». La frase la compartía ayer el presidente del Centro Georges Pompidou, Serge Lasvignes, durante su visita a Málaga para referirse a Philippe Starck, lo más parecido a una estrella del rock que puede encontrarse en el ámbito del diseño. Autor de algunos objetos de consumo tan venerados como imitados, Starck firma artículos como el exprimidor plateado con arácnida silueta o la silla de respaldo ovalado en diversos acabados.

Starck será una de las dos «superestrellas» (Lasvignes, dixit) a las que el Centro Pompidou Málaga se ha encomendado para remontar sus registros de visitantes y, con ellos, sus ingresos en taquilla. Durante el año inaugural, la delegación frisó las 230.000 visitas, si bien las previsiones apuntaban a 250.000, mientras que la recaudación por la venta de entradas quedó en algo más de la mitad de los 990.000 euros previstos.

«Nuestra programación debe ser atractiva, por un lado, para el que viene que fuera, tener un efecto llamada para que este público crezca; pero también tiene que estar hecha de tal manera que el público local quiera repetir», lanzó Lasvignes. Y así, para levantar ambos vuelos, los responsables de la institución francesa presentaron ayer unas propuestas basadas en el tirón de algunos nombres. Superestrellas.

Así, a Philippe Starck le acompañará en el programa de exposiciones temporales de 2017 Daniel Buren, autor de la colorida intervención en el Cubo que corona el Pompidou malagueño. Y más nombres. Robert Delaunay, Vasily Kandinsky, Pablo Ruiz Picasso, Joan Miró, Antonio Saura, Le Corbusier... serán algunos de los autores reunidos en la segunda exposición bienal comisariada por la directora adjunta del Museo de Arte Moderno Centro Georges Pompidou, Brigitte Leal, para la delegación española.

El montaje recalará en Málaga en diciembre de 2017 –casi medio año más tarde de lo previsto– y supone un cambio de registro considerable en la propuesta de la filial. No en vano, para sus dos primeros años el Centro Pompidou Málaga se ha decantado por un discurso en torno a la idea de la metamorfosis, cuajado en un centenar de obras incluidas en la colección del centro parisino. El resultado ha sido un paseo de tono general más bien crudo, rayano en el desasosiego en algunos momentos. Ahí están las propuestas de Jean Tinguely, Christian Boltanski, Ana Mendieta, Sigalit Landau y Annette Messager, por citar algunos ejemplos variados.

Ahora el Pompidou cambia el tono –o al menos eso anuncian sus responsables parisinos– con una muestra bienal sobre las utopías, de nuevo a cargo de Leal. «Es un mensaje optimista, espero que el nuevo recorrido dé un mensaje optimista. Tenemos necesidad de optimismo, pero también de sentido crítico», esbozó la comisaria de un proyecto que tratará de ofrecer «las ilusiones y las desilusiones de los artistas sobre la Historia».

Un paseo con mensaje

«Los artistas del siglo XXI, sobre todos los arquitectos, llevan la esperanza ecologista que puede transformar el mundo (...) La presencia del arte y de los museos es necesaria, es una brisa muy importante para todos los pueblos. Espero que este recorrido dé un mensaje, aunque nunca he elegido obras-mensaje», acotó Leal, para quien la nueva propuesta del Centro Pompidou Málaga se plantea como una «ráfaga de aire fresco».

El montaje, además, partirá de las vanguardias históricas de los primeros compases del siglo XX hasta manifestaciones de plena contemporaneidad. Así, la nómina de artistas esbozada ayer en Málaga incluye a Pierre Huyghe, Boris Achour y Peter Doig. De este último, por cierto, ha anunciado una exposición individual en CAC Málaga. De este modo, Leal planteó ayer la nueva muestra bienal como «un cruce de disciplinas, con un acento en Málaga sobre las grandes vanguardias españolas». Y lanzó: «Recorremos la Historia del Arte de nuestro tiempo a través de las utopías».

Esa mirada utópica llegará dentro de un año. El 15 de diciembre de 2017, para corresponder a la exactitud ofrecida ayer por Brigitte Leal. Antes, por el Centro Pompidou Málaga pasarán Starck y Buren, aunque ayer no se dieron demasiados detalles sobre ambos proyectos. Del primero apenas anunciaron que la exposición, prevista del 11 de mayo al 17 de septiembre, «plantea la cuestión del proceso de creación en la obra de Starck» a través de algunas de las 385 piezas del diseñador francés incluidas en las colecciones del Pompidou parisino.

Más allá de las salas

En cuanto al regreso de Daniel Buren, está planteado del 11 de octubre al 14 de enero de 2018, y los responsables de la delegación avanzan: «El Ayuntamiento de Málaga ha encargado a Daniel Buren el diseño de un montaje provisional que llevará a cabo a través de un amplio dispositivo que fusionará el espacio exterior con las salas del museo propiamente dichas».

Además, Lasvignes adelantó que la pieza de Buren estará incluida en el «programa oficial» organizado por elCentro Georges Pompidou de París con motivo de su 40 aniversario. Es lo que tienen las superestrellas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate