Del grito en la calle a la foto en el museo

fotogalería

Eva Díaz Pérez, Alfredo Taján, Carlos Miranda, Guillermo Busutil, Tecla Lumbreras, Pedro Pizarro, Antonio Soler, Pablo Aranda, José Ángel Narváez y José Antonio Mesa Toré. / Álvaro Cabrera

  • Miembros de la cultura y de la sociedad civil, que apoyaron La Aduana para Málaga desde la primera manifestación hace 19 años, arropan la apertura

  • Los miembros de la comisión ciudadana y de la Academia de San Telmo encabezan los 300 invitados que asistieron a la inauguración oficial

Fueron los primeros en llegar. Y no es extraño porque han estado 19 años esperando esta jornada. Entonces, tal día como ayer, 12 de diciembre, la Comisión Ciudadana La Aduana para Málaga se echaba a la calle junto a miles de malagueños para pedir –gritar– el uso cultural del palacio de la Cortina del Muelle como sede del Museo de Málaga, el museo sin tierra. Ayer, fueron más de 300 personas las que celebraron que aquella marcha en la que muchos de los presentes habían participado años atrás tenía un final feliz con la apertura del renovado centro expositivo en la Aduana. Y mucho antes de que empezara el acto ya se dejaron ver por el patio del palacio algunos activos militantes de la plataforma ciudadana como el expresidente del Ateneo, Antonio Morales; la portavoz del colectivo, Mariluz Reguero, o el periodista Luciano González Ossorio, que no dejaba de repetir: «Es un día gozoso». Lo decía y se reflejaba en las caras de los presentes, que posaron para las fotos de rigor y para dejar constancia del éxito para la ciudad de una movilización que surgió y salió adelante por el impulso de la sociedad civil.

Esas fotos de felicidad resumían el sentimiento del resto de miembros de la comisión, que también estuvo representada por el actual y el anterior presidente de la Sociedad Económica de Amigos del País, José María Ruiz Povedano y Vicente Granados; el presidente de la Asociación de Amigos del Museo de Málaga, Rafael Martínez, o el pintor Francisco Jurado y el sindicalista Manuel Morales, que protagonizaron una de la anécdotas de la jornada al lanzar el grito «veo, veo, veo, la Aduana de museo» al final del acto protocolario de inauguración, en el que intervinieron la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, al que presentaron como «Méndez de Lugo». Aunque el aludido comentó a Díaz –la tenía al lado– con una sonrisa el error, en ningún momento corrigió en público el pequeño desliz de su apellido. Al fin y al cabo, todo quedaba en Galicia.

Enrique Simonet, autor del gran icono de la Museo de Málaga, ‘Y tenía corazón...’, estuvo muy presente con una delegación familiar, sus cuatro nietos Marina, Aurora, Carmen e Ignacio Simonet, que tuvieron además un especial recuerdo para el fallecido director de la pinacoteca, Rafael Puertas, que siempre quiso aumentar la presencia del artista de origen valenciano en la colección del museo de la ciudad que lo adoptó.

El mundo de la cultura no quiso faltar a la inauguración oficial del último gran museo de Málaga, como es el caso de los artistas Andrés Mérida, Evaristo Guerra, Diego Santos, Paco Aguilar y Carlos Miranda; el galerista Javier Marín; la escultora Elena Laverón; los escritores Antonio Soler, Aurora Luque, Pablo Aranda, Alfredo Taján, Eva Díaz Pérez, José Infante, José Antonio Mesa Toré y Juan José Téllez, director del Centro Andaluz de las Letras; el productor y compositor de cine Antonio Meliveo; la arqueóloga y directora de La Alcazaba, Fanny de Carranza; la historiadora Teresa Sauret; el catedrático Pedro Rodríguez Oliva; la directora del Archivo Provincial, Esther Cruces, y el pintor Eugenio Chicano, autor del popular logotipo que sirvió para reivindicar La Aduana para Málaga.

Una sede para la Academia

La Academia de San Telmo, que también fue desalojada en su día del Palacio de Buenavista y tendrá a partir de ahora su sede en la Aduana, entró en su ‘casa’ con una nutrida comitiva en la que no faltaron la poeta María Victoria Atencia, el pintor José Manuel Cabra de Luna, la archivera e investigadora María Pepa Lara, los arquitectos Salvador Moreno Peralta, Javier Boned y Ángel Asenjo; el director del Museo Revello de Toro, Elías de Mateo; la experta en arte Rosario Camacho y el músico Manuel del Campo.

El ámbito de la arquitectura estuvo muy representado con el equipo que ha firmado la luminosa restauración del palacio de la Aduana, Fernando Pardo, Bernardo García Tapia y Ángel Pérez Mora, además de Juan Pablo Rodríguez Frade, autor del proyecto museográfico que se ha llevado a cabo en las salas expositivas; Isabel Cámara y Rafael Martín Delgado. Además, el presidente de Sacyr, Manuel Manrique, asistió también a la puesta de largo del edificio cuya rehabilitación realizó su empresa.

El coleccionista Bernard Picasso, nieto del artista y presidente del Consejo Ejecutivo del Museo Picasso Málaga, también acudió con el director de la pinacoteca, José Lebrero. No fueron los únicos gestores culturales allí presentes, ya que también acudieron el resto de responsables de centros expositivos malagueños, como Fernando Francés (CAC), Lourdes Moreno y Javier Ferrer (Thyssen), y José María Luna (Pompidou y Ruso), que estuvo departiendo con el director del Festival de Málaga y gerente del Teatro Cervantes, Juan Antonio Vigar.

Entre las representaciones institucionales estuvieron el rector de la Universidad de Málaga, José Ángel Narváez; el Obispo de Málaga, Jesús Catalá; el decano del Cuerpo Consular en la provincia, Pedro Megías; el director del PTA, Felipe Romera; el director del Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera, Bartolomé Ruiz, y los presidentes de la Cámara de Comercio, Jerónimo Pérez Casero; del Consejo Audiovisual de Andalucía, Emelina Fernández; de la Fundación Manuel Alcántara, Antonio Pedraza; del Ateneo, Diego Rodríguez Vargas; del Puerto, Paulino Plata, y de la Fundación Ciudadana del Carnaval, Rafael Acejo.

De la judicatura también dieron la bienvenida al nuevo museo el presidente de la Audiencia, Antonio Alcalá; el fiscal jefe, Juan Carlos López Caballero; la fiscal delegada de Violencia contra la Mujer, Flor de Torres, y el decano del Colegio de abogados, Francisco Javier Lara.

Visita guiada

Entre la representación oficial, los consejeros Rosa Aguilar (Cultura), Adelaida de la Calle (Cultura), Francisco Javier Fernández (Turismo) y José Sánchez Maldonado (Economía) acompañaron a la presidenta Susana Díaz en la inauguración, a la que también asistieron el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; el presidente de la Diputación, Elías Bendodo; el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz; el subdelegado en Málaga, Miguel Briones, y el delegado del ejecutivo andaluz, José Luis Ruiz Espejo. Todos ellos participaron en la visita a las colecciones permanentes de la Aduana, en la que la directora del Museo de Málaga, María Morente, hizo de guía.

Entre los políticos presentes no falto la diputada y exalcaldesa Celia Villalobos –bajo su mandato arrancó la movilización ciudadana por la Aduana–, los diputados nacionales Carolina España (PP) y Miguel Ángel Heredia y José Andrés Torres Mora (PSOE) y los líderes andaluces de Ciudadanos y del Partido Popular, Juan Marín y Juan Manuel Moreno Bonilla, respectivamente.

Al acto no le faltó banda sonora con un cuarteto de cuerda de la Joven Orquesta Provincial de Málaga. Gustavo Abela y Claudia Jiménez (violín), Roberto G. Luque Schoham (viola) y Olga Gallego (violonchelo) trajeron las notas de otro malagueño, Eduardo Ocón, con su suave ‘Andante’. Excelente elección para un museo que ayer hizo precisamente eso. Empezar a andar después de 19 años.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate