Diario Sur

Vea en la parte inferior de la noticia de forma interactiva el cambio experimentado por el cuadro tras su restauración
Vea en la parte inferior de la noticia de forma interactiva el cambio experimentado por el cuadro tras su restauración

El gran cuadro de la Aduana, antes y después de su restauración

  • Los especialistas del Museo del Prado han trabajado durante más de un año en la recuperación de 'La bendición de los campos' de Salvador Viniegra

Mide tres metros y medio de alto por seis de ancho, ronda los 130 kilos y ha permanecido en los talleres de restauración del Museo del Prado durante más de un año.

'La bendición de los campos' (1887), el impresionante lienzo pintado por Salvador de Viniegra, ha sido el último gran cuadro en llegar al Museo de Málaga, cuya inauguración se celebrará el lunes de la semana que viene.

La pieza ya comparte sala en el palacio de la Aduana con otro icono del museo: ¡... Y tenía corazón! (1890) de Enrique Simonet. Allí, en el tramo final de la sección de Bellas Artes, espera una obra que se ha sometido a una laboriosa y delicada cura en los talleres del Prado. Los especialistas han corregido las deformaciones ocasionadas por los años que el lienzo ha permanecido enrollado en un tubo, al tiempo que han restaurado las zonas cuarteadas, sobre todo en la parte superior, pintada con el llamado blanco de plomo.

Asimismo, la tela cuenta ahora con un nuevo bastidor, dividido en dos cuerpos ajustables. Junto a esos procesos, la recuperación de los barnices ha hecho posible que la pieza recupere el esplendor perdido, como se aprecia al comparar su estado antes y después de la restauración.

(Si accede desde el teléfono móvil puede ver el antes y el después del cuadro aquí)

Conoce los entresijos de la restauración de la mano de los conservadores del Prado en el siguiente reportaje de A. J. López