Diario Sur

El Ayuntamiento de Málaga recoge el guante de los amigos de ‘Ciudad del Paraíso’

El poeta Vicente Aleixandre.
El poeta Vicente Aleixandre. / SUR
  • El Consistorio busca un lugar en el Centro donde ubicar la obra de Aleixandre mientras los promotores de la iniciativa se decantan por la esquina entre Molina Lario y la plaza de la Marina

Sobre «Calles apenas, leves, musicales...» escribió Vicente Aleixandre su poema ‘Ciudad del Paraíso’ dedicado a Málaga. Y en esas mismas calles quiere grabar los versos de aquella composición una iniciativa puesta en marcha por la empresa de gestión cultural Esirtu, que en una semana ha recabado más de 250 adhesiones y que ayer mismo encontró buena acogida por parte del gobierno municipal.

Al filo del mediodía, el alcalde Francisco de la Torre publicaba en su perfil en la red social Twitter el siguiente mensaje: «Acabo de contactar con M. Vergara para contarle que apostamos por esta iniciativa de @esirtu. Ya estamos en ello @fjpomares @Gemmadelcorral». Aludía el regidor a Mariano Vergara, director de Esirtu, quien ayer no ocultaba su prudente satisfacción: «La respuesta general ha sido fulgurante... Esto no acaba aquí, ni mucho menos, pero estamos satisfechos con este primer paso».

De la Torre mencionaba en su tuit a los concejales de Ordenación del Territorio y Cultura, Francisco Pomares y Gemma del Corral, de manera respectiva. Esta última añadía minutos después que el gobierno local ya estudia la ubicación de los versos de Aleixandre en una zona del Centro Histórico de la capital. No obstante, Del Corral prefirió no concretar la localización.

«El alcalde nos ha indicado que trabajemos ya en ese asunto. Tiene claro dónde podría estar. (…) Sería en el centro histórico, por supuesto, y vamos a trabajar en la propuesta y en cuanto esté diseñada la pondremos en marcha», aportaba la concejala. «El lugar que hemos elegido puede generar apoyos. Es un lugar universal de la ciudad, de muchísimo paso tanto de malagueños como visitantes. Ya están trabajando en Urbanismo y ya hemos puesto al arquitecto municipal, Javier Pérez de la Fuente, a analizar el tema», añadía la concejala de Cultura.

«Vamos a trasladar la propuesta y, si es viable, la sacaremos adelante. Por el lugar en el que está pensando el alcalde, creemos que va a generar todo el consenso. No obstante, la propia magnitud del poema hace que la ubicación tenga que ser muy cuidadosa. Creemos haber encontrado un lugar donde se puede gestionar, pero hasta que no lo tengamos claro no debemos decirlo», ofrecía Del Corral.

En Español y en inglés

A cuento del lugar donde podría colocarse el poema de Aleixandre, Vergara reiteró ayer las preferencias muy concretas de los promotores de la iniciativa para que ‘Ciudad del Paraíso’ quede en el paisaje cotidiano de la ciudad: la esquina entre Molina Lario y la plaza de la Marina. «Más que la calle Larios, esa es la auténtica vía de entrada al Centro Histórico de la capital y creemos que sería el lugar indicado», esgrimía ayer el director de Esirtu.

Además, Vergara recordaba que el proyecto contempla la instalación del poema tanto en español como en inglés. Este último sería la traducción realizada en 2005 por el poeta malagueño Álvaro García, que también se ha sumado a la propuesta propagada en Internet y que recaba apoyos a través de la plataforma change.org.

En este sentido, a la iniciativa para incluir el poema ‘Ciudad del Paraíso’ «en un lugar de honor de Málaga» se han unido numerosos representantes del mundo de la cultura como el poeta Luis Alberto de Cuenca; los escritores Antonio Soler,Alfredo Taján y Antonio Gómez Yebra; el arquitecto y urbanista Salvador Moreno Peralta; el catedrático de Historia del Arte y comisario de exposiciones Eugenio Carmona; el académico de Ciencias de Málaga Fernando Orellana; así como los gestores culturales Salomón Castiel (La Térmica), Juan Carlos Ramírez (Orquesta Filarmónica de Málaga) y José María Luna (FundaciónPicasso, Centro Pompidou Málaga y Colección del Museo Ruso).

«Tenemos que reivindicar entre todos nuestras propias señas de identidad, no olvidarlas», cerraba Mariano Vergara, casi a modo de colofón.