Diario Sur

Un idioma que lucha contra la frivolidad

Martha Ortiz, JuanFrancisco Ferré, Benjamín Lana, Catalina Mesa y Carmen Millán de Benavides, ayer durante la sesión inaugural de las jornadas.
Martha Ortiz, JuanFrancisco Ferré, Benjamín Lana, Catalina Mesa y Carmen Millán de Benavides, ayer durante la sesión inaugural de las jornadas. / D. Zuluaga / El Colombiano
  • Futuro en Español debate en Medellín sobre la importancia de la lengua entre la agitada transformación tecnológica

  • La primera sesión de las jornadas que acoge la ciudad colombiana reflexiona sobre el valor de la palabra entre los hispanohablantes

La lengua española tiene vida propia y, en consecuencia, suma aprendizajes, se deforma y cambia con el tiempo. Bajo esa premisa se inició ayer la primera jornada de las actividades que Futuro en Español, la iniciativa alumbrada hace seis años en La Rioja, bajo el paraguas de Vocento y CAF (Banco de Desarrollo de América Latina)se desarrolla en la ciudad colombiana de Medellín.

A pesar del dinamismo de la lengua, de su innata capacidad de crear lazos, también hay grandes retos. Tal vez, el más relevante sea trascender a la frivolidad que implica la inmediatez de la comunicación y la información en nuestro tiempo. «La tecnología nos da la posibilidad de aprender más cuantitativamente, pero nos quita la capacidad de profundizar», destacó Benjamín Lana, director editorial de Medios Regionales y Revistas de Vocento, durante la sesión de apertura, construida alrededor de un denominador común: el valor de la palabra.

Ahora bien, la industria cultural y económica debe aprender de esa avalancha de información, pues el español evoluciona de la mano del cambio en el estilo de vida de los hispanoparlantes, como comentó el escritor español Juan Francisco Ferré, quien agregó que «ahora la lucha que viene para los que hablamos este idioma se dará en mantener la pluralidad de los discursos, antes que sobre los significados prefabricados». De allí que la riqueza del lenguaje necesite del silencio. Esto fue parte del debate que planteó Martha Ortiz, directora del diario ‘El Colombiano’, quien cuestionó que en un mundo saturado de mensajes, «los espacios en blanco también dicen mucho de nosotros y hacen parte del lenguaje con el que interactuamos».

No obstante, Ortiz cree que esto pierde terreno entre las mutaciones que sufre el idioma y el impacto de factores externos que, según la directora de cine, Catalina Mesa, distorsionan el sentido de la lengua más allá de la herramienta de comunicación. Los asistentes coincidieron en que sesiones como Futuro en Español abren la puerta para que los protagonistas activos del idioma se comprometan en reforzar los lazos que nos unen. «Debemos tener la discusión sobre la riqueza que significa hablar español y no tener fronteras para entendernos, a pesar de las diferencias culturales», concluyó Carmen Millán de Benavides, directora del Instituto Caro y Cuervo.

Las jornadas continúan hoy con una mesa redonda sobre medios de comunicación centenarios de América Latina y España.