Diario Sur

¿Entiendes ahora a Josef K.?

¿Entiendes ahora a Josef K.?
/ Fernando González
  • Factoría Echegaray estrena 'El proceso', una obra de teatro inmersivo que predispone al espectador para entender al protagonista de Kafka

Una llamada cuando menos se lo espera le recuerda que se ha iniciado el proceso. Si mira su móvil, tendrá un SMS con una advertencia: "Debería dejar eso. No se distraiga del proceso". Y por email le llegará la citación judicial con su número de expediente. A lo largo de las horas y de los días habrá más llamadas, SMS y emails de magistrados, funcionarios, inspectores... Se dirigen a usted por su nombre, le conocen, pero jamás le dirán de qué se le acusa. Como a Josef K. Factoría Echegaray estrenó ayer 'El proceso', una obra de teatro inmersivo que durante los días previos a la función coloca al espectador en la piel del protagonista. Solo tiene que someterse al interrogatorio de lapuertadelaley.com. Entonces ya está preparado para ver esta adaptación del texto de Kafka y entender a Josef K.

Contribuye, y mucho, la puesta en escena que dirige Belén Santa-Olalla, con Rodrigo de la Calva como ayudante de dirección. Con pocos elementos pero perfectamente aprovechados, Santa-Olalla consigue crear una atmósfera asfixiante, oscura e inquietante. Los espacios se construyen a partir de cuatro grandes bloques que los actores mueven, levantan y tiran al suelo con una estudiada coreografía en las transiciones de las escenas o incluso como parte de ellas. Contaron para ello con la colaboración de la bailarina Luz Arcas. No es mero atrezzo: el golpe que suena al caer entra en el momento justo del diálogo (y sobresalta); y el modo en que los actores se relacionan con las estructuras es un claro reflejo de sus estados de ánimo.

La escenografía y el espacio sonoro (tanto la música ambiental como los 'ruidos' que se crean en directo) son todo un acierto. Pero esta es una obra de actores, que aquí realizan un esfuerzo intepretativo y también físico. Para añadir más confusión a esa realidad en la que cualquiera puede ser detenido sin motivo aparente, es una actriz quien da vida al desconcertado Josef K. Alessandra García borda a ese tipo superado por las circunstancias, que se rebela ante las injusticias pero que, como todos los demás, también se deja llevar. A su lado, se multiplican en diversos personajes cuatro intérpretes: Antonio Arcos, Antonio Navarro, Garikoitz Lariz y Lucía Moreno. Y todos están de nota, con una capacidad asombrosa de ser uno y transformarse en otro totalmente diferente (y creíble) al dar la vuelta al escenario. Llenan las tablas con soltura, incluso cuando la técnica falla: en la escena final estaba previsto que entrara una proyección (impactante, según comentan) de Emmanuel Lafont. Pero el proyector no respondió. Cosas del directo. Hoy lo volverán a intentar.

'El proceso' estará en el Teatro Echegaray hasta el 10 de diciembre. No es necesario pasar por el interrogatorio 'online' y participar de la experiencia previa para disfrutar de esta completa función. Pero sí es recomendable. Otra forma de hacer y ver teatro.