Diario Sur

El Thyssen de Málaga une a los indios con los bandoleros

fotogalería

/ Fernando González

  • La pinacoteca recibe la muestra ‘La ilusión del Lejano Oeste’ y le añade piezas de la iconografía romántica andaluza

Un Colt Navy reposa a los pies de ‘Vista del Puerto de Miravete’ (1869) de Manuel Barrón mientras una robusta pistola del XIX custodia el ‘Paisaje rondeño con bandoleros’ (1856) de Manuel Barrón. Jefes indios en las praderas americanas y bandoleros emboscados en la sierra andaluza. El imaginario del ‘far west’ junto a las estampas costumbristas andaluzas heredadas del romanticismo. Tras pasar por el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid y por el Espacio Carmen Thyssen de Sant Feliu del Guíxols (Gerona), la muestra ‘La ilusión del Lejano Oeste’ recala en el Museo Carmen Thyssen Málaga. Eso sí, sus promotores han querido “singularizar el proyecto en cada sede” y en su escala malagueña entran en liza los bandoleros del XIX.

Así, el comisario del montaje, Miguel Ángel Blanco, ha defendido esta mañana su querencia por realizar “proyectos creativos heterodoxos”. Para la ocasión, la muestra que podrá visitarse en el Museo Carmen Thyssen hasta el próximo 19 de marzo combina pinturas del XIX con elementos etnográficos, grabados y esculturas que plantean, en palabras de la directora artística del Thyssen de Málaga, Lourdes Moreno, “un viaje de ida y vuelta” entre ambas orillas del Atlántico.

“Siempre me ha gustado la pintura americana (…) Somos los únicos que tenemos colección de pintura americana en Europa y para mí es un orgullo. Son grandes pintores con una luz impresionante”, ha acotado Carmen Thyssen sobre su interés por este tipo de pintura, heredado de la fascinación del barón Thyssen por estas manifestaciones relacionadas con el oeste americano.

De vuelta a la exposición, Moreno ha destacado que el montaje reúne 125 piezas y que cuenta con obras prestadas por instituciones como el Museo del Prado, el Museo del Romanticismo, el Museo del Ejército y el Museo Naval.

Con esos elementos, el Museo Carmen Thyssen plantea, a partir de las palabras del comisario de la muestra, “un viaje del salvaje oeste al feroz sur”. Del ‘far west’ a las sierras andaluzas. De los indios a los bandoleros.