Diario Sur

José Antonio Diazdel vira hacia la abstracción en Gravura

  • El artista sigue fiel al lenguaje expresionista en su nueva exposición, donde combina obras sobre papel con esculturas en madera

Casi han desaparecido las figuras. Sólo, quizá, se adivina la silueta de un ave en una pieza que ofrece una pista en el título: 'Pájaro comiéndose Sierra Nevada'. Se trata de una de las pocas concesiones a la figuración que ofrece el artista José Antonio Diazdel en la exposición 'Madera, papel, tijera', que acaba de inaugurar en el Taller Gravura de la capital.

El montaje reúne hasta el próximo 12 de diciembre una selección de catorce obras sobre papel y cuatro esculturas en madera. Son estas últimas las que mantienen cierta filiación figurativa, con tallas a modo de ensamblajes, de pequeños personajes a partir de vigas de madera trabajadas con pintura, tela y cuerda.

Diazdel (Málaga, 1954) se mantiene fiel al lenguaje expresionista que marca su trabajo; sin embargo, el autor deja ahora en un segundo plano las figuras que protagonizaban sus cuadros y obras sobre papel y parece centrarse justo en el fondo de las escenas que ofrecían sus creaciones. Porque el artista «ha virado hacia la abstracción», como resume Mariana Martín, de Gravura, que añade: «La obra sobre papel es collage con acrílico. Ofrece manchas y juega con ellas, junto al cartón, el hilo y la cuerda, creando texturas... Ha desaparecido casi la figuración», ilustra Martín.

Queda la figuración para las esculturas. Personajes que, bien vistos, parecen salidos, escapados, de las obras sobre papel de su autor.