Diario Sur

El proyecto cultural para la antigua cárcel se queda en humo

Gemma del Corral y Teresa Porras, en la visita que hicieron a la antigua cárcel en enero de 2015.
Gemma del Corral y Teresa Porras, en la visita que hicieron a la antigua cárcel en enero de 2015. / Sur
  • La iniciativa ‘Jailhouse’, destinado a creadores locales, no logra los fondos europeos para su puesta en marcha, por lo que el Ayuntamiento se replantea su futuro

  • La candidatura de la prisión de Cruz de Humilladero no logra el respaldo de la UE, que sí financiará las propuestas de Barcelona, Madrid, Bilbao y Viladecans

Las puertas de la cárcel seguirán cerradas. Y sin fecha. El proyecto ‘Jailhouse’ para la rehabilitación de la antigua cárcel provincial de Cruz de Humilladero y su conversión en un centro cultural de artistas y creadores locales ha sido rechazado por la Comisión Europea dentro de su convocatoria de fondos para la financiación de Acciones Urbanas Innovadoras (UIA, en sus siglas en inglés). Hubo que esperar al final de una larguísima Comisión de Derechos Sociales, Cultura, Educación, Deporte y Juventud del Ayuntamiento de Málaga, cuando en el turno de preguntas la viceportavoz de Málaga Ahora, Isabel Jiménez, se interesó por el estado del proyecto. La concejala de Cultura, Gemma del Corral, tomó la palabra para anunciarle que, el pasado mes de octubre, la iniciativa malagueña fue «denegada», lo que en la práctica significa que el proyecto no llega a arrancar. «No se pueden empezar las obras porque no se ha obtenido financiación», confirmó la edil.

El OMAU, encargado de la captación de recursos europeos para la capital, se encargó de formalizar en marzo pasado la presentación de la primera fase del proyecto ‘Jailhouse’ (prisión), que suponía una inversión de 6,1 millones de euros, de los que el 80% serían financiados por los fondos Feder de la convocatoria UIA y el resto por los promotores. Ante la magnitud de la rehabilitación de la antigua cárcel de Cruz de Humilladero –con una superficie de suelo de 14.112 metros cuadrados–, el Ayuntamiento de Málaga optó por fraccionar la iniciativa y poner en marcha el proyecto y el edificio por entregas. No obstante, la negativa de los fondos europeos abre ahora una etapa de reconsideración en busca de financiación.

«Ahora nos lo tenemos que replantear y sentarnos con los que gestionan recursos europeos», explicó ayer a SUR la concejala de Cultura, que recalcó que esta es la primera vez que presentaban una iniciativa cultural a la UE. «Ha habido una gran competencia y, aunque no lo hemos conseguido, lo importante es que tenemos un proyecto», recalcó la edil que se mostró dispuesta a repetir la opción de los fondos europeos, aunque con un perfil más cultural acorde con el proyecto ‘Jailhouse’. «Los proyectos seleccionados tienen un componente social fuerte y, aunque el nuestro planteaba la integración de los vecinos del distrito, los que han ganado tenían también la incorporación de refugiados, lo que ha contado a favor en esta edición», explicó Del Corral.

Un total de 378 candidatos se han presentado en esta edición, de los se han seleccionado 18 proyectos para su financiación, cuatro de ellos de ciudades españolas: Barcelona, Bilbao, Madrid y Viladecans. La candidatura de ‘Jailhouse’, que fue consensuada con las propias organizaciones vecinales de Cruz de Humilladero y con colectivos de artistas locales, contaba además con la colaboración del Festival de Málaga Cine en Español con el objetivo de crear allí un polo de formación y creación audiovisual.

Durante una visita de las concejalas del equipo de Gobierno Gemma del Corral y Teresa Porras a la antigua cárcel en enero de 2015 se anunció su rehabilitación para su conversión en un centro cultural, un proyecto millonario que comenzó con una primera partida de 120.000 euros para el acondicionamiento, instalación eléctrica y limpieza de una zona de la planta baja. Aquella inversión se realizó, aunque no fue suficiente para darle uso al edificio, según confirmó ayer la concejala de Cultura, que esperaba afrontar la recuperación del inmueble con los fondos europeos que finalmente no han llegado. Una línea de financiación en la que insistirá el Ayuntamiento, pero que, por el momento, deja sin efecto un proyecto que se había concebido como el apoyo que los creadores locales llevan tiempo demandado y como eje fundamental para la dinamización social y económica del barrio de Cruz de Humilladero.