Diario Sur

La oposición municipal critica la gestión de los nuevos museos de Málaga

El Centre Pompidou Málaga debía recibir, según las previsiones, 250.000 visitas al año.
El Centre Pompidou Málaga debía recibir, según las previsiones, 250.000 visitas al año. / SUR
  • El Ayuntamiento saca adelante la partida extraordinaria de un millón de euros para cuadrar las cuentas del Pompidou y de la colección rusa

Los números tienen cada vez más protagonismo en la cultura. O, al menos, en la gestión cultural. Por eso extraña un poco menos que la manera de manejar varios museos ocupara ayer la primera parte de la Comisión de Economía del Ayuntamiento de Málaga. Sobre la mesa, la partida extra de 1,059 millones de euros para cuadrar las cuestas del Centre Pompidou Málaga y de la Colección del Museo Ruso.

La iniciativa salía adelante con seis votos a favor (del PP y Ciudadanos) y seis abstenciones (PSOE, Málaga Ahora, IU-Málaga para la Gente y el concejal no adscrito Juan José Espinosa), si bien por el camino la oposición en bloque afeó la medida al equipo de gobierno municipal.

Eduardo Zorrilla (IU-Málaga para la Gente) acusó al Ayuntamiento de «maquillar los datos» relativos al coste que los nuevos museos tendrían para las arcas municipales. Alejandro Carballo (Ciudadanos) reclamó por su parte «que no sea una modificación (presupuestaria) estructural». Carballo admitió que a su grupo «no le gusta» el añadido presupuestario para los nuevos museos; sin embargo, Ciudadanos votó a favor con el argumento de que la iniciativa estaba incluida en una moción que recogía otras 15 propuestas que había que votar en bloque, muchas de ellas de contenido social y con las que, en algunos casos, sí estaban de acuerdo.

El mismo planteamiento usaron los otros grupos para argumentar su abstención, si bien todos los partidos de la oposición han querido dejar constancia de su desacuerdo respecto al millón de euros extra destinado a los nuevos museos. Con el nuevo añadido, el Ayuntamiento destinará 7,729 millones de euros al funcionamiento del Pompidou, del Museo Ruso y de la Casa Natal de Picasso; es decir, un 77% de los 10,027 millones de euros que los tres equipamientos tienen de presupuesto.

Ysabel Torralbo (Málaga Ahora) denunció que las previsiones de afluencia a los nuevos museos (250.000 visitantes en la franquicia del Pompidou y 150.000 en la filial del Museo Ruso) «estaban hinchadas», mientras que María del Carmen Moreno (PSOE) lamentó los «deslices» en las previsiones municipales antes de remachar: «La política cultural franquiciada no está dando los resultados esperados».

El aluvión de críticas llevó al concejal de Economía, Carlos Conde, a pedir la participación del director de la agencia municipal que gestiona los tres museos, José María Luna. En su intervención, Luna admitió que las previsiones no se van a cumplir. «No voy a negar lo evidente», dijo, en alusión a la estimación de que los nuevos museos van a tener este año en torno a la mitad de los ingresos por venta de entradas calculados en un principio. Luna recordó que «no hay un solo museo que sea rentable», al tiempo que reivindicó el papel de las filiales museísticas en la atracción de turistas a la ciudad.

El IBI de las tiendas culturales

Sin salir de los asuntos entre la economía y la cultura, en otro punto de la comisión, el concejal socialista Daniel Pérez presentó una moción para sacar adelante una bonificación en el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) destinada a «librerías, galerías de arte, teatros y otros establecimientos culturales» de la ciudad.

Conde defendió la imposibilidad legal de aplicar esa bonificación y emplazó a Pérez a negociar medidas similares para las ordenanzas fiscales de 2018, ya que las de 2017 se acaban de aprobar. Queda por ver si, para algunos comercios culturales de la ciudad, 2018 no es demasiado tarde.