Diario Sur

Dadson: «A diferencia de España con Cervantes, los ingleses han sabido exportar a Shakespeare»

El hispanista Trevor Dadson visita hoy el Aula de la Térmica y de SUR.
El hispanista Trevor Dadson visita hoy el Aula de la Térmica y de SUR. / Henar Sastre
  • El hispanista y especialista en el Siglo de Oro ofrece hoy la conferencia ‘El mundo multicultural del Quijote’ en el Aula de Historia, que organizan La Térmica y SUR

A los 13 años comenzó a estudiar español en el colegio. Medio siglo después habla un correctísimo castellano que no pierde ese deje británico que anticipa a un enamorado de España, que convirtió el estudio de nuestra historia y nuestra literatura en su principal actividad. «Sé más de la cultura española que de la mía propia», reconoce el hispanista Trevor J. Dadson, que hoy vuela desde la norteña Birmingham a la sureña Málaga para hablar del personaje del año, Miguel de Cervantes. ‘El mundo multicultural del Quijote’ es el título de la conferencia que ofrecerá esta tarde en el Aula de Historia de la Térmica y el Aula de Cultura de SUR, con la colaboración de la Fundación La Caixa.

El «inventor de la novela moderna», como denomina Dadson al autor cervantino siguiendo una corriente muy extendida entre los expertos e investigadores, tiene no obstante una cuenta pendiente en el mundo. Y el ejemplo es su coetáneo William Shakespeare. Ambos son figuras centrales en sus respectivos países y lenguas, pero la influencia de uno y otro fuera de sus fronteras autóctonas es muy dispar.

«A diferencia de los españoles con Cervantes, los ingleses han sabido exportar a Shakespeare», sentencia el profesor de estudios hispánicos en el Queen Mary College de la Universidad de Londres, que pone como ejemplo las diferencias presupuestarias del British Council para difundir la figura del dramaturgo inglés frente a los esfuerzos del Instituto Cervantes. Esta último es «un instrumento muy útil, sobre todo para los estudiosos e investigadores que estamos fuera», aunque añade que los recortes de los últimos años han reducido la efectividad de este instrumento de difusión de la cultura española. Una crisis que, a su juicio, no ha afectado al gemelo British Council que, además de mayor tradición –se creó en 1934, mientras que el Cervantes surgió en 1991–, ha mantenido su asignación e presencia en el mundo. «La diferencia es que los británicos lo ven como una inversión, mientras que en España los políticos ven la cultura como un lujo», asegura Trevor J. Dadson, que apostilla: «Y eso es un error».

Particularmente interesado por estudiar el contexto de los grandes autores y obras de la literatura española, el hispanista también ofrece una visión muy diferente de los convencionalismos del siglo XVI. Yes que frente a esa España de la Leyenda Negra, la contrarreforma y los libros prohibidos del poderoso reinado absolutista de Felipe II, «nos hemos olvidado de la primera mitad del siglo, con su variedad y multiculturalidad, el ambiente de diversidad religiosa, con judíos, moros y cristianos», sostiene el investigador, que asegura que la obra cumbre de la literatura española, ‘Don Quijote de la Mancha’, «recrea ese mundo perdido, una España más abierta».

Una visión que fue fruto de la propia biografía de Miguel de Cervantes, que procedía de una familia de conversos y que viajó por toda España. «En las obras de ficción siempre me ha gustado bucear en la época en la que se escribieron porque te ofrece muchas claves», explica Trevor J. Dadson, que se confiesa un hispanista singular ya que sus investigaciones están a medio camino entre los departamentos de historia y de literatura. «Tengo amigos en ambos ámbitos y voy vagando de un campo a otro», bromea el profesor británico, que recientemente publicó ‘La princesa de Éboli, cautiva del rey’, en la que desterraba la mala prensa que ha rodeado a este poderosa mujer.

Mientras habla de Cervantes, también prepara un libro sobre Diego de Silva y Mendoza, Conde de Salinas, un personaje que le tiene fascinado. «Fue el último virrey español de Portugal, pero es un gran desconocido», revela Dadson, que prepara la publicación de sus cartas, las cuales revelan a un político y escritor tan ignorado como inusual.