Diario Sur

Manuel Alcántara, distinguido con la Orden Alfonso X el Sabio: «Las condecoraciones las llevo por dentro»

Manuel Alcántara, junto al busto que se presentó este año en el Salón de los Espejos del Ayuntamiento de Málaga.
Manuel Alcántara, junto al busto que se presentó este año en el Salón de los Espejos del Ayuntamiento de Málaga. / Álvaro Cabrera
  • El poeta y articulista de SUR, de 88 años, recibe el título del Ministerio de Cultura y reitera que no faltará a su cita con los lectores: «Escribir todos los días es como afeitarme»

«La sabiduría es una aspiración». Así saludaba ayer Manuel Alcántara cuando recibió la noticia de que había sido distinguido con la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, con la categoría de Encomienda, por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. «Aunque no los pido, estoy siempre agradecido por estos premios», aseguró el poeta y articulista de SUR que, pese a acumular ya una larga lista de reconocimientos a sus 88 años, confesó que le gusta «llevar las condecoraciones por dentro».

Coincidiendo con la fiesta nacional del 12 de octubre, la Orden Civil de Alfonso X El Sabio se destina a galardonar a las personas y entidades tanto españolas como extranjeras, que hayan destacado por sus méritos en la educación, la ciencia, la cultura, la docencia y la investigación. Y precisamente toda una vida dedicada a la poesía y el periodismo es lo que se reconoce con la Encomienda a Manuel Alcántara, que ayer se alegraba de «haber sumado 22.000 artículos publicados, lo que no es fácil». Una cita a la que, además, no piensa faltar. «Para mí, escribir todos los días es como afeitarme o ponerme los pantalones», sostuvo el escritor, que también ha sido reconocido con el Nacional de Literatura, la Medalla de Andalucía, el doctor honoris causa por la Universidad de Málaga o los premios de periodismo Luca de Tena, Mariano de Cavia y González-Ruano.

«La vanidad es una pamplina. Además, viene de vano, de vacío, y yo no estoy vacío porque estoy lleno de familia y amigos», reflexionó Manuel Alcántara, que añadió que a «mis 88 años, nunca creí que iba a durar tanto». «A esta edad ya está visto casi todo lo que había que ver, pero pese a ello me encanta salir todos los días», afirmó con vitalismo el autor de los poemarios ‘Manera de silencio’, ‘Ciudad de entonces’ y ‘Este verano en Málaga’.

Manuel Alcántara une su nombre al de otros malagueños distinguidos con la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, como el director de la Fundación CSIC, Miguel García Guerrero; el catedrático de Geografía e Historia Francisco de Paula Montilla y Domínguez; el compositor y crítico musical de SUR Manuel del Campo; y los ya desaparecidos Juan Temboury, restaurador y conservador de la Alcazaba, o José Gálvez Ginachero, reconocido médico y alcalde de Málaga, entre otros.

El «reglamento» de cada día

El magisterio en el periodismo y la poesía se unen a esta distinción con Manuel Alcántara, que confiesa que por las mañanas le cuesta ponerse en marcha. «Ya se me acumulan los calendarios y me levanto despacio ya que me parece temerario dar un salto desde el sueño», comentó con su reconocible ironía, a la vez que se reafirmó en sus buenas costumbres: leer cada mañana, tomar un Dry Martini y sentarse a escribir cada tarde a las cinco en punto. «Es como un reglamento», sentenció.

«Ojalá fuera tan buen escritor como lector porque me paso una media de cuatro horas diarias leyendo y gracias a eso algunas cosas se llegan a saber y otras... se sospechan», aseguraba ayer el poeta y columnista, que añadió que, pese a que le gustaría escribir de temas locales, «no le puedo hablar del barrio del Perchel a un señor que me lee en Murcia o en San Sebastián». «Y lo hecho de menos porque de las pocas cosas que tengo claras a esta edad es que soy malagueño», apostilló.