Diario Sur

Ciudadanos desvela que el Gobierno baraja descafeinar las reválidas

  • Asegura tener un pacto, que el Ministerio no confirma, para que las pruebas no cuenten para obtener el título en ESO y Bachillerato

Ciudadanos desveló ayer que el Gobierno baraja paralizar los aspectos más conflictivos de la puesta en marcha en este curso de las reválidas de la ESO y Bachillerato, rechazadas por el resto de partidos y contra las que estudiantes y padres de alumnos han convocado para el próximo miércoles una huelga en todos los colegios e institutos. La concesión gubernamental buscaría la apertura de una negociación con todos los partidos políticos y los representantes de la comunidad escolar que permita pactar una nueva ley de Educación que cuente con un apoyo mayoritario y sustituya a la Lomce, que solo contó con el respaldo del PP. El Ministerio no confirma estos planes, pero tampoco los desmiente.

La diputada naranja Marta Martín anunció en el Congreso que su partido ha conseguido arrancar «el compromiso verbal» del ministro de Educación de que, si Mariano Rajoy es investido y el Gobierno deja de estar en funciones, el nuevo Ejecutivo aprobará en las siguientes semanas un decreto ley con dos objetivos. En primer lugar, establecer una moratoria de al menos cuatro años en la que la aprobación de las reválidas no será necesaria para obtener los títulos de ESO y Bachillerato, exigencia que sí contempla a partir de este curso la Lomce y sus decretos de desarrollo. Las pruebas, si se produjese la modificación, se implantarían este curso, al término de cuarto de la ESO y de segundo de Bachillerato, tal y como preveía la Lomce, pero solo servirían para realizar un diagnóstico sobre el grado de aprendizaje de los alumnos, ya que carecerían de valor académico.

Formato de selectividad

En segundo lugar, el decreto gubernamental recuperaría el formato de la selectividad como prueba para determinar la posibilidad de acceso a la Universidad, que según el calendario de la Lomce este año desaparecería y sería sustituida por la aprobación de la reválida de Bachillerato y por otro tipo de pruebas adicionales que podría hacer cada centro de estudios superiores. La prueba que Ciudadanos dice que se va a implantar, como en años anteriores, determinaría una nota única que sería válida para estudiar en cualquier universidad española y adaptaría su abanico de exámenes al nuevo currículo Lomce del Bachillerato. El compromiso de «viva voz» del ministro de realizar estas concesiones en la implantación de las reválidas siempre que haya nuevo Gobierno se produjo, según Ciudadanos, durante un encuentro de Marta Martín con Íñigo Méndez de Vigo en la sede de Educación, que se produjo el pasado 6 de octubre, a primera hora de la mañana. Durante la reunión, fue Martín quien le propuso al ministro la fórmula de cambios legales que podrían permitir paralizar el calendario de implantación de la Lomce, como exige toda la oposición, sin derogar la ley. Le adelantó que Ciudadanos iba a plantear estas modificaciones en el Congreso mediante una proposición de ley. Sin embargo, habría sido Méndez de Vigo quien indicó que, por razones de urgencia, y para cumplir los plazos educativos, sería mejor la aprobación por decreto ley. Los dos coincidieron, según el partido naranja, en que es la forma más adecuada de cumplir con el punto 78 del pacto de investidura de ambos partidos, que dice que, mientras se explora la posibilidad de alcanzar un pacto nacional por la educación, «se congelará el calendario de implementación de la Lomce en todos aquellos aspectos que no hubiesen entrado en vigor».