Diario Sur

Atención especial para una mujer que prefiere la discreción

La rueda de prensa de ayer en la Alianza Francesa fue inusual. Sobre todo por la presencia generosa de reporteros gráficos, a los que les faltó espacio para tirar fotos a Julie Gayet. No solo por su trabajo de actriz y directora, sino -sobre todo- por la atención que genera su condición de compañera sentimental oficiosa de François Hollande, presidente de la República francesa. La artista presentó una película sobre mujeres que cuentan su situación y problemas en el cine francés y la pregunta no se hizo esperar sobre su particular experiencia, especialmente tras conocerse hace unos años su relación con el máximo dirigente de Francia. «Me siento directora para dar la palabras a personas que tienen una mirada del mundo diferente», señaló Gayet, que prefierió la discreción a hablar en primera persona. «No tomo la palabra desde hace cuatro años», aseguró la cineasta.