Diario Sur

Arco: a la tercera tampoco va la vencida

Argentina, país invitado. El ministro de Cultura de Argentina, Pablo Avelluto, durante la presentación de Arco 2017 en Buenos Aires el pasado día 12.
Argentina, país invitado. El ministro de Cultura de Argentina, Pablo Avelluto, durante la presentación de Arco 2017 en Buenos Aires el pasado día 12. / Alberto Ortiz
  • Las galerías de la provincia cumplirán en 2017 un trienio al margen de la mayor feria de arte del país

  • La organización de la cita madrileña deja fuera a Yusto/Giner e Isabel Hurley, mientras JM ha decidido no presentar su candidatura

A la tercera tampoco ha ido la vencida para las galerías malagueñas. Las tres salas privadas más importantes de la provincia dedicadas al arte contemporáneo han vuelto a quedarse fuera de la principal cita comercial del sector en España. Así, a la edición número 36 de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Madrid (Arco) no acudirá ningún espacio de la provincia, tal y como refleja el listado de galerías seleccionadas que acaban de dar a conocer los organizadores de Arco.

Si el año pasado presentaban sus credenciales las tres galerías malagueñas, en esta ocasión han sido dos, Yusto/Giner e Isabel Hurley, las que han visto de nuevo cerradas las puertas. La tercera, Galería JM, ha declinado postularse. «Hemos decidido no presentarnos este año. Ir a Arco supone una inversión de entre 20 y 25.000 euros y en este momento es inviable», admite Javier Marín, director de JM, la sala dedicada al arte contemporáneo más veterana de la provincia, presente en tres ediciones de la cita madrileña. «Claro que es muy importante para nosotros poder asistir a estas ferias, pero hay que tener los pies en el suelo. Mi galería se financia del propio mercado y eso muy complicado», prosigue Marín. Eso sí, el galerista se niega al desaliento: «Estamos en un tiempo en el que hay que ser optimista y generar confianza».

Un mensaje idéntico lanzan Isabel Hurley y Juan Pablo Yusto desde sus respectivas galerías. «Participar en una feria como Arco nos abre la posibilidad de acceder a un mercado al que desde aquí es muy complicado llegar, todo eso sin olvidar lo que representa para la visibilidad de los artistas y de la galería. Además formar parte de Arco representa un aval para presentarte a otras ferias internacionales», reflexiona Isabel Hurley, cuya galería estuvo presente en Arco hace tres años y que también ha participado en ferias en Nueva York y Basilea.

La galerista formula la pregunta crucial y ofrece una posible respuesta: «¿Dónde está el problema? Pues, que a Arco no le llevamos mercado nuevo. Los grandes coleccionistas no compran en galerías de Málaga y no hay un compromiso de compra vinculado a la presencia de galerías locales ni por parte de las instituciones locales ni por parte de los organismos autonómicos».

Así las cosas, tocar seguir en la brecha. Lo resume Juan Pablo Yusto, cofundador de Yusto/Giner. La galería de Marbella ha pasado en apenas un mes por Art Copenhagen (Dinamarca), START (Londres) y la madrileña Estampa (donde coincidió con Isabel Hurley), pero de nuevo se ha quedado a las puertas de Arco. «Era el primer año que cumplíamos todos los requisitos, pero bueno. La moraleja es seguir luchando. No vamos a cambiar la línea de la galería para ir a Arco. No soñamos con Frieze o Basel, sabemos que ese no es nuestro juego, pero sí creemos que podemos estar en Madrid, Colonia, Bruselas y Turín», defiende Yusto en alusión a algunas de las principales citas europeas del sector.

La cuota extranjera

«Da rabia que haya una cuota de galerías extranjeras, algo que no sucede en otras ferias internacionales», sigue Yusto en referencia al reparto establecido por los organizadores de Arco entre salas nacionales y foráneas. Estas últimas representan el 67% de la oferta en la próxima edición de Arco, la número 36 de Arco, que se celebrará del 22 al 26 de febrero de 2017 y a la que acudirán 199 galerías, de las que 160 irán al programa general y el resto se repartirán entre las 17 salas argentinas (país invitado), las 10 en la sección ‘Diálogos’ y otras 17 más en ‘Opening’.

Un vistazo a la relación de galerías seleccionadas deja apenas dos referencias andaluzas: las sevillanas Alarcón Criado y Rafael Ortiz. Un escenario en el que se detiene la voz de la experiencia de Javier Marín: «Esa presencia da un índice sobre cómo está la situación del mercado en la región. Paradójicamente, en Málaga el crecimiento de la oferta cultural, sobre todo relacionada con las artes visuales, no se ha acompañado de medidas que apoyen y favorezcan la creación de un tejido de coleccionistas que apoye al sector. Hay que trabajar mucho para involucrar al tejido empresarial. Hay mucho que hacer antes de salir a ferias, que, por otro lado, son oportunidades de negocio que son esenciales para nosotros». Habrá, por tanto, que seguir remando.