Diario Sur

El Thyssen quiere hacer de la visita al museo "una experiencia"

Visitantes en el Museo Carmen Thyssen.
Visitantes en el Museo Carmen Thyssen.
  • La pinacoteca renueva su programa educativo con propuestas que acercan el arte a centros escolares, jóvenes, familias y colectivos especiales

No es lo mismo ver una obra de arte que conocer una obra de arte. El Museo Carmen Thyssen de Málaga renueva su programa educativo para hacer que la visita a la pinacoteca se algo más que un encuentro entre las colecciones y el público. "La premisa es hacer de ese encuentro una experiencia", declaró la directora artística, Lourdes Moreno, en el acto de presentación junto al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; el diputado provincial de Educación, Víctor González, y el director territorial de Caixabank en Andalucía, Juan Ignacio Zafra, patrocinador de esta propuesta.

El equipo educativo del Thyssen se acerca así un año más a niños, jóvenes, familias y colectivos especiales con una agenda de actividades adaptadas a cada público. Y, además, con la pedagogía crítica como herramienta. "No pretendemos que los visitantes se lleven una gran cantidad de datos sino que utilizamos los contenidos del museo para hacer reflexionar", aclara Moreno. Un total de 170 centros educativos y más de 6.3000 escolares de la provincia participaron el año pasado en el programa educativo, que este curso volverá a invitar a colegios e institutos de toda la provincia. El museo facilita al profesorado los recursos necesarios para que pueda planificar de forma autónoma un recorrido adaptado a su programa lectivo.

A esto se suman 43 centros sociales, que el curso pasado llevaron al Palacio de Villalón a 1.210 personas. Esta año vuelve la inciativa 'Correspondencias', diseñado de forma especial para un grupo de personas atendidas en la Unidad de Salud Mental del Hospital Regional de Málaga.

Un ciclo de conferencias con autores ('Miradas de escritor'), actividades relacionadas con la próxima exposición temporal ('La ilusión del lejano Oeste') y cursos sobre el montaje de exposiciones temporales o la capacidad educativa de un museo en los cambios de una ciudad buscan también atraer a sus fondos al espectador joven y universitario.

En el apartado de 'Tiempo libre', el Thyssen desarrollará actividades durante todo el año orientada a las familias para fomentar la participación, el juego y la construcción de experiencias colectivas. El objetivo es que padres e hijos vivan un "tiempo de ocio" en la pinacoteca. Volverá, entre otras propuestas, la iniciación musical para bebés.

Por último, el museo mantiene el apartado 'Co-laboratorios', donde se incluyen las acciones de las comunidades EducaLab y Jóvenes MCTM, así como las colaboraciones con artistas que persiguen involucrar a las personas en procesos colectivos de creación. Lo harán a través de Talleres de Creación y la Residencia de Artista-Educador MCTM.

Para el responsable territorial de Caixabank, "hay un concepto equivocado del triunfo en la sociedad: si no está cimentado en la educación, será un triunfo efímero". Justificó así la colaboración de la entidad con esta propuestas, convencido de que "el arte hay que estudiarlo en los museos". Para De la Torre, esta oferta "cohesiona a la ciudad y da oportunidades a todos".