Diario Sur

El CAC Málaga invita a la meditación de la mano de Kimsooja

Kimsooja, en el CAC
Kimsooja, en el CAC / Álvaro Cabrera
  • La artista coreana presenta una instalación y un vídeo como espacios para la serenidad y la convivencia

Luz tenue mientras suenan cánticos tibetanos, gregorianos e islámicos. Sobre la cabeza, 708 farolillos rosa oscuro con forma de flor de loto. Una “alfombra voladora” para viajar hacia los territorios de la serenidad, de la meditación y de la calma. La acaba de tender en el espacio central del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga (CAC Málaga) la artista coreana Kimsooja, que presenta esta instalación titulada ‘Lotus: Zone of Zero (2016) junto al vídeo ‘To Brathe – The flags’ (2012).

“En mi trabajo intento no hacer, no manipular, plantear la máxima expresión con los mínimos elementos”, ha manifestado esta mañana Kimsooja (Daegu, Corea del Sur, 1957), que ha presentado su trabajo en el Palacio de Cristal de Madrid gestionado por el Museo Reina Sofía, en la Bienal de Venecia o en el Guggenheim de Bilbao, entre otras muchas instituciones. Kimsooja ha recordado que el proyecto en el que se inscribe la instalación que permanecerá en el CAC Málaga hasta el próximo 8 de enero, comenzó allá por 2003, con motivo del estallido de la Guerra de Irak, cuando se planteó la creación de “un espacio donde las personas de distintas ideologías, de diferentes religiones y sensibilidades pudieran convivir en armonía”. Desde entonces, Kimsooja ha realizado diversas estructuras circulares, al modo de los mandalas budistas que representan el universo, que en el CAC Málaga se transforma en una superficie rectangular.

Una forma que sirve además para enlazar con el vídeo ‘To Breath – The Flags’ (2012) que encuentra su origen en el encargo para los Juegos Olímpicos de Londres en el que la autora presenta las banderas de todos los países del mundo. “Las trabajo quitándoles la identidad, como si fueran una sola bandera de un solo país, por eso están todas, incluso las prohibidas en determinadas zonas, como la bandera de Corea del Norte, que está prohibida en mi país”, ha acotado esta mañana la artista.

El proyecto protagonizado por Kimsooja está comisariado por el director del CAC Málaga, Fernando Francés, quien ha reivindicado que la obra de la artista coreana aborda los principales asuntos “sobre los que ha reflexionado el CAC en estos 13 años”. Temas como el nomadismo, el arte manufacturado (en este caso, a través de la costura) y las “heridas del mundo” que surgen en la propuesta de Kimsooja.

No en vano, uno de los elementos más característicos en la trayectoria de la artista coreana son los ‘botari’, colchas de vivos colores muy populares en su país como regalo de boda, que Kimsooja usa como metáfora visual sobre “el viaje, el amor, la vida y la muerte”. Dos de esos ‘botari’, incluidos en el préstamo de Carmen Riera al CAC Málaga, también pueden contemplarse estos días en el centro municipal y sobre esa coincidencia también se ha felicitado Kimsooja, ya que, en su opinión, lo esencial en su obra reside en la creación de “estructuras” que luego trasladas a distintos medios, como una instalación, un vídeo (quizá la disciplina en la que es más conocida) o un ‘botari’ como los que arrastran los desterrados de la Tierra en busca de un futuro mejor.

Otro asunto sobre el que pensar bajo la alfombra de flores de loto tejida por Kimsooja.