Diario Sur

Picasso, de La Merced a El Perchel

  • El Archivo Histórico desvela el vínculo de los ancestros del artista con el popular barrio malagueño

Si alguien se entretuviese en poner uno al lado del otro los documentos atesorados en el Archivo Histórico Provincial, la hilera podría comenzar en la plaza de la Marina y terminaría en el centro de Benalmádena. También se inicia en la plaza de la Marina la última historia descubierta por los investigadores del Archivo, que tiene que ver con la saga de los Picasso para enlazar a través del ilustre apellido la plaza de la Merced y El Perchel. Si en la primera nació -dentro de 20 días se cumplirán 135 años- Pablo Ruiz Picasso, hasta el popular barrio malagueño llega el eco picassiano a través de Juan Bautista Picasso y Fereto, tío segundo del artista.

Porque el Archivo Histórico Provincial saca a la luz este mes una serie de documentos que atestiguan la compra de un inmueble en la calle Jaboneros por parte de Juan Bautista Picasso y Fereto, hijo de Luis Picasso, que junto a su hermano Tomasso llegó a Málaga procedente de su Génova natal. El origen genovés de la familia Picasso queda atestiguado en el testamento de Juan Bautista, también incluido en la muestra sobre 'El Documento del Mes' del Archivo Histórico Provincial.

Cuenta el legajo que Juan Picasso Fereto murió en su casa de la Acera de la Marina a las seis de la tarde del 10 de febrero de 1891. A su domicilio acudió el «Juez Municipal suplente del Distrito de la Alameda de la ciudad de Málaga y encargado del Registro Civil», que consignó: «Don Juan Picasso y Fereto natural de Génova, termino municipal de idem, provincia de Italia, de setenta y cuatro años de edad, de estado viudo, de profesión maestro zapatero y domiciliado en la Acera de la Marina número quince falleció (...) El referido finado era hijo legítimo de Luis Picasso Bufante y de Doña Catalina Fereto Gamba, naturales de Italia, difuntos. Era viudo de doña María Benitez Bornos, natural de esta ciudad (...) Dejando ocho hijos...».

Entre aquellos descendientes se repartiría el inmueble de la Acera de la Marina, así como el situado en la calle Jaboneros. La residencia perchelera había ingresado en el patrimonio familiar el 8 de diciembre de 1852. Juan Bautista Picasso la compraba ese día por 600 Reales de Vellón. Los documentos del Archivo Histórico expuestos ahora revelan que la vivienda ocupaba las antiguas instalaciones del matadero de la ciudad. La urbe había crecido y lo que años atrás eran las afueras se había convertido en uno de sus barrios más populares.

Picasso y Picazo

Pero, ¿por qué compró el tío segundo de Picasso una casa en El Perchel? La directora del Archivo Histórico Provincial, Esther Cruces, ofrece una hipótesis: tal y como aparece en la documentación analizada, entre los vecinos de Juan Bautista figura «María Dolores Picazo», así que «podría ser un familiar, ya que en esa época, 1852, el apellido aparece escrito tanto Picasso como Picazo».

Tendrían que pasar 30 años, uno después de la muerte de Juan Bautista Picasso Fereto, hasta que la casa de la calle Jaboneros cambiase de manos. El 11 de abril de 1892, los ocho descendientes de Juan Bautista venden el inmueble a José Joaquín Sánchez Gómez, «vecino de Málaga, del comercio, casado, de 59 años», como certifican los documentos del Archivo.

Apenas un año antes, José Ruiz Blasco y María Picasso, sobrina de aquel Juan Bautista Picasso y madre del genio, abandonaban su casa en la plaza de la Merced. Al pequeño Pablo le esperaba la eternidad.