Diario Sur

«No quiero entrar en competencia con nadie, pero el Picasso es el museo con más visitantes de Andalucía»

José Lebrero, ayer, en la terraza de su despacho.
José Lebrero, ayer, en la terraza de su despacho. / Ñito Salas
  • José Lebrero, director del Museo Picasso Málaga. El responsable del MPM se siente respaldado por la renovación de su contrato y defiende los museos de pago frente a los centros culturales gratuitos

Se le ve más contento y no lo oculta. De la corta renovación por un año de 2015 ha pasado a un contrato para los próximos tres ejercicios. Lo interpreta como un respaldo expreso de la Consejería de Cultura y la familia Picasso a su gestión y así lo expresa en esta entrevista el director del Museo Picasso Málaga (MPM), José Lebrero. Habla de los planes de futuro, confirma que quiere reunir a Picasso con Andy Warhol, reconoce que Málaga está de moda como ciudad cultural y que eso ha aumentado la competencia, pero también ha beneficiado a la pinacoteca que dirige. Asimismo, alerta del deterioro al que se enfrenta la sobreexplotación del casco antiguo y deja clara su posición al defender que los museos no deben ser gratuitos y que, frente a lo que dicen otros datos, el MPM es el más visitado de Andalucía.

–Enhorabuena por su renovación…

–Muchas gracias.

–¿Qué ha cambiado para que hace un año se le ofreciera doce meses de renovación y ahora se dé un mensaje de estabilidad con tres años?

–En primer lugar, esta ciudad siempre me ha tratado bien. Segundo, estamos en un momento interesantísimo para el desarrollo de una política museística local, lo que es profesionalmente relevante. Y tercero, el museo está ahora más asentado. El hecho de que tanto la presidenta del patronato, la consejera de Cultura Rosa Aguilar, como Bernard Ruiz Picasso estén contentos y que ambos me digan que quieren que siga es un voto de confianza a lo que hemos ido desarrollando en los últimos años.

–¿Qué se ha conseguido?

–Hemos mejorado los índices de audiencia, internacionalizado las relaciones del museo y logrado mantener el nivel pese a una situación financiera no fácil. A partir de ahora, no será lo mismo mirar a un año vista que a tres años que es lo habitual.

–¿Se llegó a ver los últimos meses más fuera que dentro del museo? 

–La propuesta que me hizo el consejo ejecutivo hace un año fue por sólo doce meses y les hice saber que a mí me hubiera gustado que hubiera sido por más tiempo. He intentado seguir trabajando igual y pienso que el esfuerzo realizado ayuda a la permanencia de las personas en los lugares.

–¿La prórroga de un año se debió a un tema económico o de confianza en la gestión artística?

–Si se mira el calendario, entonces había llegado un nuevo equipo a la consejería y quería hacer sus ajustes y ver con quién quería contar.

–¿Entonces parece que se ha entendido con la consejera Rosa Aguilar?

–En este momento, mi relación con la consejería de Cultura es muy buena. Supongo y quiero creer que esta buena relación personal y laboral, junto a los resultados, han propiciado que sigamos avanzando.

Un nuevo ciclo

–Con esta renovación ha roto su teoría personal de los ciclos de seis o siete años en instituciones, como le ocurrió en el MACBA o el CAAC.

–Esa teoría se cumple con un nuevo ciclo que podría haber iniciado en otro sitio, pero que va a empezar precisamente aquí. Desde hace un año y medio, Málaga ha cambiado y está de moda como ciudad de museos. Todo eso ha obligado al MPM a repensar su posición, ya que hay competencia con museos que lo están haciendo muy bien o bien, ha aumentado el turismo y el aspecto financiero del mundo del arte es cada vez mayor. Sería fantástico que fuéramos capaces de abrir un nuevo ciclo en los próximos tres años y conseguir resultados.

–¿Cómo es su relación con la familia Picasso?

–Con Bernard Ruiz Picasso tengo una buena relación de trabajo, porque cada vez está siendo más activo en la vida del museo y gracias a sus contactos internacionales en el arte nos facilita situaciones.

–¿Aquel episodio con Christine Picasso en el que pidió su dimisión ha quedado superado sin heridas?

–Sí. En este momento, tenemos una relación cordial y ella ha querido dejar más espacio a otras personas. No hay ningún problema.

–El MPM registró el año pasado 489.610 visitantes...

–Cuando se conocieron las cifras, SUR decía que éramos el primer museo de pago de Andalucía en número de visitantes y yo digo que somos el primer museo en número de visitantes, tanto de pago como de no pago.

–¿Por qué lo aclara?

–Por alguna institución cultural que dirá que tiene tantos visitantes, pero yo digo que no es verdad.

–¿Se refiere el CAC Málaga, que es gratuito y que tuvo en 2015 más de medio millón de visitas?

–Lo que sé es que el Museo Picasso Málaga es el que tiene más visitantes, es decir, personas que entran y salen por la puerta. No quiero entrar en competencia de números con nadie, pero la realidad objetiva es la que es. Lo normal es que un museo cobre una entrada, porque ayuda a dos cosas: aumentar los ingresos y ser más exigentes con la calidad del servicio.

–¿Qué recaudación tiene el MPM?

–Tenemos una financiación muy buena y estamos ya en un 45% de ingresos frente a un 55% de inversión pública. La meta sería conseguir un 50/50, lo que aliviaría a la Junta en su compromiso de financiación. En el escenario que hemos pasado en los últimos años la subvención ha ido disminuyendo, pero es importantísima porque sin ella no podemos funcionar. Pero también es un mandato que tenemos de mejorar la financiación de otros ingresos.

Efecto llamada

–El Picasso tiene un gran éxito entre los turistas, pero solo un 15% de su público es malagueño.

–El éxito de Málaga como ciudad de los museos se debe a que ha crecido mucho turísticamente y eso es estupendo. Durante este último año nos hemos encontrado con personas que han venido aquí gracias al efecto llamada de los museos y el MPM se ha aprovechado de la apertura del Pompidou y el Ruso. En cuanto a la cifra de público local, es también la que se da en museos de Barcelona y Bilbao. No obstante, hay campo que recorrer y propongo que los cinco o seis museos más importantes hagamos una acción coordinada la próxima primavera para captar al malagueño y ofrecer un recorrido conjunto por el Thyssen, el Pompidou, el Ruso, el Museo de Málaga, el CAC...

Ya incluye en esa lista al Museo de Málaga que abrirá en breve en la Aduana, a las puertas del MPM.

–Picasso era un artista sensible con la historia del arte, por lo que la proximidad del Museo de Málaga pide unas sinergias. Además, lo he hablado ya con la directora –María Morente–.

–La línea que usted abrió de exposiciones temporales de autores contemporáneos en diálogo con Picasso está consolidada. El próximo en llegar será Torres-García. ¿Más allá podemos esperar a Andy Warhol, como ha adelantado SUR?

–Es un proyecto muy complejo y nada fácil. Sería traer a Warhol a la casa de Pablo Picasso, ya que son los dos artistas más universalmente conocidos del siglo XX. Para Málaga será estupendo y estamos en ello.