Diario Sur

Ramón Gómez-Villares: «La cultura en Málaga necesita patrocinios privados»

Ramón Gómez-Villares, en su despacho de abogados, antes de la entrevista.
Ramón Gómez-Villares, en su despacho de abogados, antes de la entrevista. / Álvaro Cabrera
  • El fundador de GVA Abogados explica la colaboración con el Thyssen en la exposición de Sorolla y defiende la implicación de la empresa local en el mecenazgo

No lo contempla como un favor, sino más bien como el pago de una deuda. El abogado Ramón Gómez-Villares es socio fundador del despacho GVA Abogados, una firma situada entre los cuarenta bufetes más influyentes del país, según el diario ‘Expansión’. Su responsable le tiene además ley al arte. Gómez-Villares es un coleccionista «modestísimo» que se siente doblemente afortunado de vivir en Málaga. Por el apoyo social que recibe su despacho y por la proyección cultural que le han dado los museos a la ciudad. Por ello, también ha querido que su despacho forme parte de ese resurgir artístico con el patrocinio de actividades del Museo Carmen Thyssen. Tras una primera colaboración el pasado año, Gómez-Villares & Atencia Abogados patrocina la nueva exposición de la pinacoteca que tiene como protagonista a Sorolla y que mañana se inaugura bajo el título de ‘Apuntes de Nueva York’.

¿Cómo surgió este patrocinio?

Hace ya cinco años que hicimos una presentación del despacho en la sede del Museo Thyssen y les manifesté nuestra inquietud por apoyar la cultura. A raíz de ahí nos propusieron en 2015 el patrocinio del cuadro de Zuloaga ‘Retrato de la condesa Mathieu de Noailles’ (1913) como obra invitada, lo que supuso nuestra primera colaboración. El siguiente paso ha sido Sorolla, que es una gran exposición.

Usted es especialista en derecho civil y mercantil. ¿Esto del mecenazgo tiene más de compromiso civil o de operación mercantil?

Esto es un compromiso. Y nos sale además del corazón y del cariño. Somos gente afortunada. Si mi despacho despunta y logra crecer no es solo porque hacemos un buen trabajo, sino porque la sociedad nos otorga su confianza y se porta bien con nosotros. En ese sentido, nos sentimos unos privilegiados y se lo debemos a Málaga. Y este patrocinio es una manera de devolverle a la ciudad parte de los que nos da y una manera sencilla de llegar a todo el mundo. No nos consideramos unos mecenas, sino amigos de nuestra ciudad.

Esa devolución de favores se puede hacer de muchas maneras, ¿por qué el cultural?

Somos un despacho moderno que apuesta por el futuro. Hace dos años lanzamos la operación ‘6.000 potitos’ para recaudar alimentos para niños y fue un éxito. En cuanto a la colaboración con el Museo Thyssen, la cultura en Málaga necesita de este tipo de apoyos privados porque la ciudad está apostando por este modelo.

Pero el mecenazgo cultural no es muy común o parece reservado a grandes bancos y corporaciones.

Somos un país grande, pero a veces corto de miras. Y nosotros creemos que este patrocinio es una apuesta de futuro. Desde que se publicó en SUR nuestra colaboración con la exposición de Sorolla, no sabes la de gente que ha llamado para felicitarnos e, incluso, agradecernos la iniciativa. La pequeña y la mediana empresa debería apuntar a estas iniciativas porque esto es riqueza para Málaga. Cuando sales fuera, observas el impacto que han supuesto los museos en la proyección de la ciudad y el patrocinio de exposiciones es una manera de apoyar esa realidad.

¿Cree que los museos han transformado la capital?

Soy aficionado al arte y me encanta la pintura. Málaga ha experimentado un impulso brutal. Con los últimos museos, vas al Pompidou y te encuentras con obras de Willem de Kooning y al museo Ruso y puedes ver piezas de Kandinski. Esto unido al Picasso, al Thyssen y el CAC nos ha situado en el mapa. Siempre he añorado que Málaga tuviese un signo de identidad y fíjate que por fin lo hemos logrado con la oferta museística. Sin contar las grandes capitales con pinacotecas nacionales, es difícil encontrar en Europa una ciudad con la variedad museística de Málaga.

Y además de aficionado al arte, ¿es coleccionista?

Soy un modestísimo coleccionista que solo compra la obra que le gusta.

Eso de modestísimo deja entonces fuera a Picasso...

Ja, ja. Podría contarte una milonga muy buena, pero la abogacía no da para tanto.

¿Y el patrocinio abierto con el Museo Thyssen se plantean llevarlo a otra institución o espacio cultural?

Si aprietas quince tornillos no aprietas ninguno. Nosotros vamos a seguir en este mundillo, como lo hacemos ahora con el Thyssen, y lo haremos de forma decidida porque es una apuesta segura. Creemos en este tipo de patrocinio discreto, porque huimos de la publicidad.

A décimas de ganar

En 2009 dio un paso importante al presentarse a las elecciones del Colegio de Abogados. ¿Por qué?

Fue un momento excepcional en el que necesitaba implicarme y me parecía que podía devolverle al Colegio algo de lo mucho que me había dado. Me quedé a 0’07 décimas de ganar en una lucha en la que estuve solo contra el mundo y el poder. Faltó un pelo.

Las nuevas elecciones están a la vuelta de la esquina, ¿lo descarta?

Hace unos días, mi compañero Antonio Checa me decía que me volviera a presentar, pero aquel momento ha pasado.

El despacho tiene una gran implantación en Málaga, pero están en plena expansión con dos focos: Europa y Latinoamérica.

En Inglaterra, Noruega y Alemania tenemos presencia con nuestros asociados, mientras que a Latinoamérica hemos llegado con dos despachos propios en Colombia y Honduras. Con Sudamérica tenemos un idioma común que abre muchas puertas y tenemos allí grandes proyectos.

¿Cuáles?

La semana próxima vienen nuestros socios de Honduras, junto al rector de la Universidad Pedagógica Nacional de Tegucigalpa, el alcalde de Comayagua, el presidente de la Cámara de Comercio y una selección de empresarios para desarrollar el proyecto de un parque tecnológico.

¿Al estilo del PTA?

Vamos implantar el modelo del Parque Tecnológico de Málaga en Honduras, concretamente en Comayagua, donde el proyecto ha tenido un gran impacto, lo que ha propiciado el apoyo de la universidad, que es fundamental para esta iniciativa, y del Ayuntamiento, que ya tiene los terrenos. A partir de ahí hablamos con el PTA para el asesoramiento y vamos a firmar un convenio entre la Universidad de Málaga y la de Honduras.

Les veo patrocinando una exposición de artistas latinos en Málaga...

Ja, ja. No lo descarto. Nuestro despacho tiene la voluntad de seguir jugando esta partida de la cultura.