Diario Sur

«Picasso es nuestro pintor, nuestro maestro, nuestro referente, nuestro amigo»

Eugenio Chicano ingresaba anoche de manera oficial de la Academia de Bellas Artes de San Telmo.
Eugenio Chicano ingresaba anoche de manera oficial de la Academia de Bellas Artes de San Telmo. / Fernando González
  • Eugenio Chicano bucea en una singular serie de obras del genio en su discurso de ingreso en la Academia de Bellas Artes de San Telmo

Aquel año Jaime Sabartés regalaba su biblioteca al Museo de Málaga y su colección de obras de Picasso, a Barcelona; Ernst Hemingway ganaba el Pulitzer; por primera vez se podía comprar pan en Málaga sin la cartilla de racionamiento; Isabel II se calzaba la corona de reina de Inglaterra; Samuel Beckett estrenaba ‘Esperando a Godot’ y ‘Playboy’ llegaba a los quioscos. De aquel 1953 data la primera obra catalogada de Eugenio Chicano, ‘Las Tres Marías’. Tenía 18 años; Picasso, 72 y anoche se cerraba un círculo de cuatro décadas.

Porque, tal y como él mismo recordaba ayer en SUR, han pasado justo 40 años desde que Eugenio Chicano (Málaga, 1935) recibiera el diploma como integrante de la Academia de Bellas Artes de San Telmo hasta la celebración de su ingreso formal en la vetusta institución. El acto comenzaba con diez minutos de retraso. El Salón de los Espejos del Ayuntamiento de Málaga se queda muy pequeño para recoger a quienes quisieron acompañar al artista. Y Chicano aprovechó la ocasión para bucear en una singular serie realizada por Pablo Ruiz Picasso.

Un conjunto de 13 creaciones alumbradas por el artista en La Galloise, su residencia en Vallauris (sur de Francia), entre el 10 de junio y el 1 de julio de aquel 1953. Un ramillete de vistas desde aquel caserón que brinda un extenso catálogo de técnicas, estilos, ideas, conceptos y asociaciones. Una clase magistral y sensible en boca de Chicano. Un diálogo en el tiempo sobre la pasión de crear. Una salutación humilde y fascinada; porque, para el nuevo académico, Picasso «es nuestro pintor, nuestro maestro, nuestro referente, nuestro amigo».

Chicano desgranó las claves de una serie esparcida en diversas colecciones públicas y privadas y reunida en su pormenorizada alocución. Tenía enfrente el artista a representantes de la corporación municipal, del cuerpo consular, de diversas instituciones culturales.Estaba rodeado de amigos y afectos.

Y dio cuenta Chicano de ser «un pintor culto», como le definió el presidente de la Academia de San Telmo, José Manuel Cabra de Luna, quien saludó a su nuevo compañero como «un artista profundamente enraizado en Málaga», como «un ciudadano ejemplar» y «uno de los mayores y mejores representantes españoles del arte pop».

Historias cruzadas

Porque Chicano respondió al envite con una ponencia de ambición académica, propia de quien fuera primer director de la Fundación Picasso-Museo Casa Natal. Trufó Chicano sus disquisiciones sobre la serie picassiana con datos de aquel 1953. La muerte de Stalin, la vacuna contra la poliomielitis, el descubrimiento de la estructura molecular del ADN, la primera Cabalgata de Reyes en España...

Historias cruzándose en la Historia mientras Picasso urdía aquellas vistas desde un balcón de la Costa Azul. Una serie cerrada «con un talento y acierto inusitados. Como gran orquestador que es –habló Chicano sobre Picasso–, sabe la medida de los silencios y su utilización definitiva. También sabe la necesidad que tienen las obras prolongadas de terminar ‘in bellezza’ en optimismo, en gallardía».

Un empuje creativo destacado acto seguido por Antonio Garrido, avalista de la candidatura de Chicano junto a los también académicos Manuel Alcántara y Francisco Carrillo y encargado de saludar el ingreso del pintor: «La curiosidad renacentista de Chicano se abre al arte en un sentido total y a la vida en el mismo sentido. Vida y arte en ósmosis perfecta».

Vida y arte. «Hay veces que las instituciones parecen empecinarse en no reconocer a sus hijos más preclaros», admitía ayer el presidente de la Academia, que por fin abre sus puertas a Chicano y así cierra un círculo, una deuda, quizá una herida.