Diario Sur

El Ayuntamiento pacta con el Museo del Automóvil un nuevo contrato por tres años

El Ayuntamiento pacta con el Museo del Automóvil un nuevo contrato por tres años
  • El principio de acuerdo contempla un pago anual de 200.000 euros a la adjudicataria por la apertura gratuita los domingos

Con perfecto acento británico, Joao Magalhaes anuncia que se trata de un «gentlemen's agreement», un pacto entre caballeros, al que ha llegado con el Ayuntamiento de Málaga para que el Museo Automovilístico, basado en su colección, permanezca otros tres años en Tabacalera. Además, Magalhaes añade que el protocolo de intenciones contempla un canon municipal de 200.000 euros para que el museo abra gratis los domingos, una práctica que el museo no ha realizado en los seis años de actividad que cumple justo mañana. Fuentes del equipo de gobierno municipal confirmaron ayer a SUR que existe «un principio de acuerdo, aunque la negociación no ha terminado».

El actual contrato entre Magalhaes y el Ayuntamiento expira a final de año y el coleccionista confía en cerrar los detalles del nuevo convenio sin sobresaltos: «Hay un principio de acuerdo. El Ayuntamiento quiere que abramos gratis los domingos y a algunos colectivos y pagarán un canon de 200.000 euros al año; no de una vez sino al mes, pero de ahí tengo que pagar el IVA, me surge en las cuentas como ganancias... Pero como somos rentables y tengo buenos proyectos para el museo... Se mantendría el canon del 7% (de los ingresos en taquilla) al Ayuntamiento. No es un gran contrato, pero este museo es rentable y cada vez va a ser más rentable... Me gustaría quedarme al menos tres años, porque quiero observar si la oposición corta a los otros museos como me cortaron a mí».

Alude Magalhaes al acuerdo alcanzado el pasado mes de enero entre todos los grupos de la oposición, que forzaron al gobierno municipal a suprimir la compra de entradas al Museo Automovilístico que se había realizado en años anteriores por más de medio millón de euros. «Este año no ha habido compra de entradas, a pesar de que me las prometieron. Y me enviaron una notificación para pagar 45.000 euros en una semana. ¿Cuál es el alquiler que paga mi vecino ruso (el Museo Ruso)? ¿Cuál es el alquiler que paga cualquier otro museo? Somos el único museo de Málaga que paga un alquiler», defiende el coleccionista en referencia al requerimiento municipal adelantado por este periódico (SUR, 9-2-2016) para que abonase el 7% de los ingresos en taquilla estipulado en el contrato.

Sin salir de esa compra de entradas efectuada por el Ayuntamiento, Magalhaes argumenta: «Entiendo que haya personas a las que no les parezca bien. Somos un museo privado. Entiendo a la gente. Ahora, tampoco entiendo el dineral que el Ayuntamiento gasta en otros museos. Los museos públicos no son rentables y este museo debería estar en una posición un poco menos desigual en relación a algunos museos como el Revello de Toro o el Thyssen, que son museos públicos con colecciones privadas. Nosotros deberíamos estar equiparados a esos museos. O esos museos equiparados a nosotros».

Magalhaes mantiene el tono reivindicativo, pero el talante es más conciliador que en el pasado. Hace dos años, amenazó con abandonar Tabacalera si no se mejoraban sus condiciones. «Ahora no pido nada porque soy independiente. Soy rentable, es un espacio global que gusta a todos, una empresa privada rentable, por tanto no estoy pendiente del dinero público, cada vez tenemos más visitantes y más eventos importantísimos», reivindica el coleccionista antes de reiterar: «El museo es una empresa privada rentable. Estoy en una posición de fuerza. Si nos vamos de Málaga, sería la debacle del proyecto de Tabacalera. ¿Que van a meter aquí, más cuadros? Los museos de pintura son los museos del siglo XX, atraen a un número cada vez menor de gente».

Promesas incumplidas

Magalhaes saca pecho de estos seis años de vida en Málaga: «El balance es más que positivo, porque mis visitantes son los verdaderos jueces y lo dicen. Somos el número 1 de Málaga en TripAdvisor (un portal especializado en viajes) y estamos entre los 25 principales museos de España, casi nada... Después de esperar cuatro años a que me entregaran el edificio... Por eso de un contrato de diez años sólo he tenido seis».

Eso sí, no olvida los deberes municipales: «Me habían prometido entrada por la calle Pacífico; el uso del anfiteatro, que está cerrado y sería muy bueno para los eventos y desfiles de moda; me prometieron un espacio grande en la entrada.... Y nada. Aguanté y poco a poco el museo ha ido haciendo una progresión increíble. El aparcamiento lo usan los alumnos de la escuela y los visitantes del museo no tienen dónde aparcar. ¡Hay días en que ni yo consigo aparcar!».

«El Ayuntamiento anda tan ocupado con los otros museos que nos ha olvidado un poco -añade el coleccionista-, pero hemos llegado a un punto en el que el Museo Automovilístico es independiente del Ayuntamiento. O sea, sobrevivimos sin dinero público. ¿Es lo que los malagueños quieren, no? Somos el museo más rentable de Málaga. Lo que mejor proyecta la imagen de Málaga fuera y lo que menos cuesta».