Diario Sur

El Museo Picasso Málaga ofrece a José Lebrero seguir al frente de la pinacoteca

Imagen del Consejo Ejecutivo del Museo Picasso Málaga celebrado el pasado mes de enero.
Imagen del Consejo Ejecutivo del Museo Picasso Málaga celebrado el pasado mes de enero. / Ñito Salas
  • El contrato del actual director artístico de la pinacoteca malagueña, en el cargo desde hace siete años, expira dentro de un mes

El Museo Picasso Málaga (MPM) ha ofrecido al director artístico de la institución, José Lebrero, la renovación al frente de la pinacoteca. Fuentes consultadas por SUR han confirmado la propuesta realizada al gestor, cuyo contrato expira el próximo 15 de octubre. Según las mismas fuentes, Lebrero aún no ha respondido de manera oficial a la propuesta.

«Se ha ofrecido la renovación. Pensamos que se hace un buen trabajo y (Lebrero) tiene que tener la oportunidad de seguir desarrollándolo», acotan las mismas fuentes. «Es una propuesta pendiente de respuesta (...) Es normal que todavía no haya respuesta. La actitud del director siempre ha sido muy constructiva y positiva», argumentan las fuentes consultadas, que prefieren no concretar detalles de la oferta a Lebrero como la duración o las condiciones económicas del nuevo contrato. SUR se ha dirigido de manera reiterada al director MPM en relación a su continuidad al frente del museo, pero Lebrero ha declinado hacer ninguna declaración.

Hace un año, el contrato de Lebrero al frente del MPM se prolongó por un periodo de 12 meses justo el mismo día que expiraba su relación contractual con la pinacoteca. Ahora los responsables de la institución cultural esperan no apurar tanto los plazos, ya que, según ha podido confirmar este periódico, la oferta de renovación realizada a Lebrero estará sobre la mesa en la reunión del Consejo Ejecutivo del MPM prevista a finales de la próxima semana.

Lebrero llegó a la dirección del MPM en octubre de 2009 con un contrato de tres años. Su primera renovación, en 2012, se cerró un par de semanas antes de que venciera su relación contractual con el museo. Entonces, el contrato se amplió por otros tres años y desde la Junta de Andalucía anunciaron una rebaja superior al 20% en la retribución del director artístico de la pinacoteca malagueña.

En este sentido, la Junta nunca ha hecho público el salario del director del MPM. Sí se conocen las nóminas de los directores del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, del Patronato de la Alhambra y de la Fundación Barenboim-Said (todas ellas entidades a cargo del Gobierno andaluz). Sin embargo, la Junta ha reiterado en este tiempo que el MPM está regido por una fundación de naturaleza privada y que el gobierno regional no tiene obligación de hacer pública la retribución del director, pese a que el Museo Picasso tenga como principal soporte económico la asignación que recibe por parte de la Junta de Andalucía (4,37 millones de euros tanto en 2015 como este año).

Con la propuesta de renovación a Lebrero se despeja la incógnita sobre la fórmula que escogerían los responsables del MPM para dilucidar el futuro al frente del museo. Hace siete años, Lebrero se puso al frente del Museo Picasso después de ser elegido por concurso. Es el procedimiento recomendado en el Documento de Buenas Prácticas en Museos y Centros de Arte realizado por el Instituto de Arte Contemporáneo y firmado en 2007 por el Ministerio de Cultura.

José Lebrero

José Lebrero

Es también el proceso para elegir director escogido en los últimos dos años por instituciones como el Instituto Valenciano de Arte Moderno (José Miguel García Cortés), el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Ferran Barenblit) y el Museo Picasso de Barcelona (Emmanuel Guigon), al tiempo que el Museo Patio Herreriano de Valladolid mantiene abierto hasta el próximo 15 de octubre el proceso para seleccionar al suyo. La Junta de Andalucía se ha decantado por la otra opción: ofrecer a Lebrero una ampliación de su contrato.

Buenas Prácticas

El Documento de Buenas Prácticas del sector recomienda contratos de cinco años para «desvincularse de la duración de la legislatura política». Hasta la fecha, Lebrero ha firmado con el MPM dos contratos de tres años y una ampliación de un año. El documento elaborado por el Instituto de Arte Contemporáneo añade: «La satisfacción con el trabajo del Director debería conllevar la renovación de su contrato una vez transcurridos cinco años, por un período igual, y previa presentación, por parte del Director, de un proyecto renovado para esos años. La intención de no renovación por cualquiera de las partes debe notificarse con un año de antelación, y el proceso para la selección mediante concurso de un nuevo Director debe ponerse en marcha de inmediato».

En el caso del MPM, quedan semanas intensas por delante.