Diario Sur

Una Goyesca más de ruedo que de calle

fotogalería

Desfile de la Guardia Real. / Vanessa Melgar

  • La cita taurina de la Feria de Ronda, con 60 ediciones a su espalda, atrae a menos rostros conocidos que antaño

  • Antonio Sanz, Hubertus de Hohenlohe, Fermín Bohórquez, Manuel Escribano y Jorge Edwards, entre otros, acuden a la corrida

Atrás quedaron, hasta el momento, los años glamurosos de la Corrida Goyesca de Ronda, en lo que a su arista social se refiere. En el ruedo, la historia cambia. El festejo taurino, estrella de la Feria y Fiestas de Pedro Romero e ineludible en el calendario para los aficionados a la Fiesta Nacional, atrajo ayer a muchos menos rostros conocidos que antaño, cuando dicha cita suponía un paseíllo de famosos, políticos, autoridades y empresarios de renombre, entre otros. En general, la Goyesca congregó menos público que en ediciones anteriores. Y es que los alrededores del histórico coso rondeño, a diferencia de años atrás, no se abarrotaron hasta que los toreros entraron a la plaza en carruajes y en la salida de éstos, siendo los dos momentos cumbre. Tampoco se colgó en la taquilla de la plaza de toros el cartel de no hay billetes a lo largo de la mañana, cuando habitualmente esto sucedía.

Comparaciones al margen, la Corrida Goyesca de Ronda tampoco defraudó fuera de la plaza. Los alrededores de ésta se llenaron para contemplar a los miembros de la Guardia Real, que, como novedad, escoltaron a los coches de caballos de los toreros y de las Damas Goyescas, ataviadas con sus trajes típicos para representar a la mujer rondeña en la Feria y durante el año.

El más aplaudido, como en 2015, fue Cayetano, que se levantó para saludar al público y, de paso, lucir el traje diseñado por su esposa, la modelo y presentadora Eva González. En gris y con pasamanería negra, este está inspirado en Ronda, la ciudad que le ha enamorado, tal y como ella explicó en su cuenta en una red social, donde colgó un boceto del vestido. En la espalda, se adivina el contorno del Tajo y delPuente Nuevo. Cabe recordar que en 2009, Cayetano también lució un traje, para torear en su ciudad, de Armani.

Manzanares y López Simón también recibieron las ovaciones del respetable fuera de la plaza. López Simón sí se dejó ver por la mañana, en elHotel Catalonia Reina Victoria, desde donde, como es habitual, parten los carruajes. Decenas de rondeños, serranos y turistas se agolparon para intentar captar una instantánea de los diestros, bajo los rayos de un abrasante sol, que de vez en cuando aliviaba una suave brisa, y con la portada de la Feria del centro como testigo. Ésta ha sido diseñada por el rondeño Antonio García y es un homenaje al pintor japonés, ya desaparecido, Miki Haruta, puesto que uno de sus óleos ilustra la infraestructura tras la que se deja ver el mar de farolillos multicolor que desde hace unos años engalana los festejos dedicados a una figura del toreo y declarados Fiesta de Interés Turístico Nacional de Andalucía.

Paseíllo social

En cuanto a los rostros conocidos y autoridades, se dejaron ver en Ronda, en el plano político, el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, y el delegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones. También lo hicieron el cantante Manuel Lombo, como en 2015, y los toreros Manuel Escribano y Sergio Galán, entre otros como Pepe Luis Martín. Igualmente, estuvieron en la Goyesca el rejoneador Fermín Bohórquez, el escritor chileno Jorge Edwards y el hijo del Príncipe Alfonso de Hohenlohe, Hubertus.

Cari Lapique, Mikel Urmeneta y Carlos Telmo, también pregonero de la Feria, no se perdieron el festejo, como el vicepresidente de Unicaja, Manuel Atencia, el abogado Manuel Olivencia, el director del Museo Taurino de Málaga, Juan Barco, y el presentador de televisión Enrique Romero, entre otros.

El empresario, organizador de la Goyesca, y torero Francisco Rivera se dejó fotografiar fuera de la plaza, no así su esposa, Lourdes Montes, y la mujer de Cayetano. En lo anecdótico y tras días de rumores, Ronda se quedó esperando ver al rey emérito Juan Carlos I.