Diario Sur

El embrujo flamenco de Daniel Casares

La música de Daniel Casares y las velas hicieron ayer de Guaro un espacio sobrecogedor. :: i. gelibter
La música de Daniel Casares y las velas hicieron ayer de Guaro un espacio sobrecogedor. :: i. gelibter
  • El guitarrista esteponero hace suyo el Auditorio de la Luna Mora en un evento que atrajo al pueblo a miles de visitantes

Un año más, los vecinos de Guaro, auténticos responsables del ambiente que consiguen crear, volvieron a encender las 25.000 velas que iluminaron el viernes por la noche las calles de la localidad. La vigésima edición del Festival de la Luna Mora volvió a reunir a miles de visitantes en el municipio de la parte baja de la Sierra de las Nieves; en un evento que une cultura, gastronomía y artesanía bajo la luz de las candelas.

Uno de los capítulos más importantes de esta celebración es la programación musical, que tiene lugar en el Auditorio de Luna Mora, un anfiteatro que corona el pueblo construido 'ad hoc' para este evento. El primero de los dos artistas que actuarán en este espacio fue el guitarrista esteponero Daniel Casares, protagonista de la noche del viernes.

Casares, con ese espectacular sonido flamenco propio reunió a varios centenares de personas frente a este lugar, que pudieron presenciar cómo su música se fundía con el ambiente que creaban las velas, también presentes en el auditorio.

Su último trabajo, presentado a finales de 2015, está dedicado al pintor más internacional de Málaga: Pablo Picasso. 'Picassares' es un disco que cocinó a fuego lento desde su tierra durante algo más de un año, y que rescata su esencia más flamenca. La inspiración para este disco reside en el amor que Picasso respiraba por el flamenco y, en especial, por la guitarra española. Además, el músico siente una gran admiración y afición a su obra, por lo que decidió hacerle protagonista de este trabajo. En este espectáculo, Casares ofreció a través de su guitarra su personal interpretación de pasajes de la vida del pintor, como su nacimiento con la malagueña 'Málaga' o su muerte, con la chansón 'París', así como figuras o movimientos de su obra, como 'El minotauro' representado por un fandango, o el cubismo, como una bulería.

El guitarrista, que ya cumple 25 años en el mundo de la música, contó para la grabación de este disco con las colaboraciones de artistas como Dulce Pontes, Miguel Poveda, Lulo Pérez -productor de varios discos de Alejandro Sanz-, el contrabajista israelí Adam Ben Ezra y el 'Rubio de Pruna', cantaor que acompañara en su última gira al maestro Paco de Lucía. Un espectáculo digno de contemplar, y que junto al artista Pablo López -que actuó anoche- forman un tándem muy oportuno para una fiesta como esta.

Por otra parte, las calles de la localidad volvieron a registrar un éxito de visitantes; una realidad que ya es habitual en los últimos años. 25.000 velas que iluminaban un pueblo que ofreció de todo: gastronomía de varias partes del mundo, pasacalles y venta de productos artesanales. El Festival de la Luna Mora se cerraba anoche con incluso mayor expectativas de asistencia, en el que se ha convertido en el evento festivo de referencia de la comarca.