Diario Sur

La reforma constitucional, tan necesaria como difícil de consensuar

Méndez, Atencia, Mellado, Pendás, Beamonte, Castillo, Hinojosa y Valencia, en el curso.
Méndez, Atencia, Mellado, Pendás, Beamonte, Castillo, Hinojosa y Valencia, en el curso. / Álvaro Cabrera
  • Un curso de verano de la UMA analiza la renovación de la carta magna con la presencia de uno de sus 'padres', Herrero de Miñón, y de los directores de medios de Málaga

El diagnóstico lo han compartido varios de los ponentes. La reforma constitucional en España es tan necesaria como difícil de consensuar. Así lo han manifestado en la jornada inaugural del curso de verano de la Universidad de Málaga (UMA) 'La reforma constitucional a debate', que arrancó con la conferencia inaugural de uno de los padres de la carta magna aprobada en 1978, el jurista Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, que quiso distinguir en el debate entre las enmiendas al sistema y las del ordenamiento estatutario. “Hacen falta reformas institucionales serias, pero no todas tienen que ser constitucionales”, señaló el también miembro permanente del Consejo de Estado, que habló del papel del Senado o del encaje de Cataluña como los temas que necesitarían de ese amplio acuerdo para reformar la Constitución.

Como también hizo en la siguiente conferencia el catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Pompeu Fabra, Marc Carrillo, Herrero y Rodríguez de Miñón abogó por repetir el estatus constitucional de Euskadi para resolver el problema catalán. “La adicional primera de la Constitución ha funcionado para el País Vasco y Navarra, donde hay un residuo de independentismo por lo que lo mismo puede ocurrir en Cataluña”, aseguró el ponente, que añadió que el ordenamiento de 1978 “ha sido un éxito y ha funcionado bien durante casi 40 años, por lo que lo que hace falta es mejorar su desarrollo”.

La reforma del sistema de votación o la lucha contra de la corrupción son algunas de las reformas institucionales de las que habló el jurista que no necesitarían revisar la Constitución, sino mejorar las leyes penales, procesales y electorales. En cambio, el Senado es otro de los puntos calientes que están en el debate nacional y que exigirían la renovación de la carta magna. Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón expresó incluso sus dudas sobre la existencia de este órgano al afirmar que no está “convencido de que necesitemos una cámara como ésta”, ya que, pese al esfuerzo de los senadores, esta institución “tiene una autoridad disminuida porque no se sabe a quien representa”.

La visión que los medios de comunicación tienen de la reforma constitucional también formó parte de las sesiones en la jornada inaugural en la que intervinieron varios directores de medios de comunicación de Málaga. Todos coincidieron en el diagnóstico de la necesidad de reformas como en la dificultad para llegar a un acuerdo. El director de SUR, Manuel Castillo, fue el primero en situar el problema y abogó porque la prensa “ayude a alcanzar sosiego para afrontar un debate que hoy día no se puede abordar por el ruido”. El director de Ser Málaga, José Manuel Atencia, incidió en esta línea al señalar la dificultad para el “consenso sobre la Constitución, cuando los partidos no son ni capaces de llegar a un acuerdo para formar Gobierno”.

El director de 'La Opinión de Málaga', Juan de Dios Mellado, también destacó la necesidad de llegar a unas “bases mínimas” para saber lo que se quiere reformar, mientras que la directora de Canal Sur en Málaga, Carmen Beamonte, puso sobre la mesa la falta de una “perspectiva de género” en la Constitución del 78 y concretó la necesidad del cambio de la Constitución para que las mujeres también puedan se nombradas como Jefe del Estado. Por último, el director de 'Málaga Hoy' resaltó que la reforma de las autonomías y el encaje de Cataluña es el “gran problema político” que se plantea en la actualidad, por lo que defendió que “Andalucía no se vea perjudicada” en la negociación del nuevo texto constitucional.