Ovejero: «Escribo para el papel, pero en Internet puedo llevar la novela al infinito»

José Ovejero visita este lunes el Aula de Cultura de SUR.
José Ovejero visita este lunes el Aula de Cultura de SUR. / Belén Díaz.
  • El escritor madrileño protagoniza hoy una sesión nocturna de ‘Un café cargado de lecturas’, que organizan el Centro del 27 y el Aula de SUR

La idea era verse para tomar ‘Un café cargado de lecturas’ a media tarde. A eso de las 6, como siempre en este ciclo. Pero un gol de Croacia en el último minuto cambió la historia. No sólo la de la Selección Española que pasó a jugar hoy, lunes, sino también la cita con José Ovejero (Madrid, 1958), prevista a la misma hora y el mismo día dentro del ciclo cafetero que organizan el Centro de la Generación del 27 y el Aula de Cultura de SUR. Y como deporte y literatura no están reñidos, los organizadores optaron por cambiar la hora y ponerle un poco de humor al lanzar una segunda convocatoria –como las reuniones de vecinos– tras el fútbol, a las 21 horas, y bajo una denominación tuneada: ‘Una cerveza cargada de lecturas’. «La verdad es que a esa hora, si me tomo un café no duermo, así que prefiero un vino o un gintonic», confiesa poniéndole también ironía el propio protagonista de la charla, que no se considera muy futbolero. «Me gusta verlo con amigos, pero no soy un fanático», apostilla.

Por si es poco, su intervención en el ciclo, que cuenta con la colaboración de la Obra Social La Caixa, también será al día siguiente de las Elecciones Generales. Un aspecto, el político, que no es ajeno a sus novelas y que está presente en su último libro, ‘Los ángeles feroces’ (2015), un distopía que nos traslada más bien a una novela social. «Conforme vas leyendo te das cuenta de que ese futuro apocalíptico ya está sucediendo con un mundo en el que se van descomponiendo las estructuras sociales, la seguridad, el bienestar, la solidaridad... lo que ya tenemos cuando salimos de casa», señala el narrador, que también dibuja en el libro a un político en horas bajas que es fácil identificar con la realidad actual.

«No soy de los que piensa que todos los políticos son iguales y malos, porque entonces acabaríamos en el fascismo, pero sí creo que tenemos un sistema en España muy corrupto y deficitario democráticamente», comenta José Ovejera que retrata en ‘Los ángeles feroces’ a un «político de los que solo busca mantenerse en el poder dando a sus votantes lo que ellos desean y sin importar lo que realmente pase». Un panorama para el que el escritor encuentra un caso de plena actualidad con un «dirigente tipo» como el ministro Fernández Díaz y el escándalo de sus conversaciones sobre investigaciones a rivales de otros partidos.

«Somos conservadores»

El ganador del premio Alfaguara de Novela 2013 por ‘La invención del amor’ guarda además una sorpresa para los lectores que llegan a la última página de su última novela. Dice que no lo ha publicitado para que sea una sorpresa, así que lo contaremos en voz baja: un enlace a Internet donde el libro tiene continuidad con textos que van más allá de la tradicional novela. «Es que en la literatura somos muy conservadores y en este momento se ha planteado si eres de papel o eres de digital, como si fuera una trinchera, pero como hacen otras artes hay que nutrirse de otros medios y materiales», aboga Ovejero, que reconoce que escribe «pensando en el papel, pero en Internet puedes prolongar una obra hasta el infinito, como el juego que plantea a los lectores ‘Los ángeles feroces’».

Ganador del premio Premio Primavera de novela por ‘Las vidas ajenas’ y del Anagrama de Ensayo por ‘La ética de la crueldad’, la bibliografía de José Ovejero también visita el cuento y la poesía. «No lo suelo buscar, sino que cuando encuentro una idea, ella me pide el género», señala el autor que confiesa que está en un momento «hiperactivo». Ya tiene escrita su próxima novela y un libro de cuentos. «Yahora me gustaría volver a la poesía», confiesa el escritor, que añade que, cuando se enfrenta a un texto, intenta encontrar «la voz narrativa para que no se parezca a lo anterior».

Una exigencia que está muy presente en su obra, aunque admite lo que podríamos llamar el ‘territorio Ovejero’. «Hagas lo que hagas, al final te das cuenta de que tienes un mundo literario limitado y, por eso, no me considero ni novelista ni cuentista ni ensayista ni poeta... sino un escritor», resume el autor que, tras el pitido final de las elecciones y escrutados los goles de la selección, hoy estará en Málaga para hablar de lo que interesa: la literatura.

Temas