Diario Sur

La Lupi muda la piel en Madrid

La malagueña estrena 'Mudanza' en el festival Flamenco Madrid que acoge el Teatro Fernán Gómez.
La malagueña estrena 'Mudanza' en el festival Flamenco Madrid que acoge el Teatro Fernán Gómez. / B. MEXI MOLNAR
  • «Es lo que me sale: no menguar, sino avanzar», asegura la artista, que presentará el montaje en el Teatro Cervantes en diciembre

  • La bailaora malagueña se renueva en 'Mudanza', un espectáculo muy físico que estrena en la capital

Cada vez que se encuentra en la puerta del AVE o del aeropuerto, siempre piensa lo mismo: «Ya estamos de mudanza». Es lo que parece con todo su equipaje a cuestas, el personal y el de la producción que poco después subirá el telón de algún teatro del mundo. Y resulta que últimamente esa situación se repite con demasiada frecuencia. Hace meses que La Lupi no pasa un fin de semana en casa. Ahora, por ejemplo, habla mientras prepara las maletas para coger un vuelo a Luxemburgo, apenas tres días después de aterrizar de Marsella. Por eso el título de su nuevo espectáculo le viene «al dedillo». La bailaora malagueña estrenará el próximo sábado 'Mudanza' en el marco del Festival Flamenco Madrid que acoge el Teatro Fernán Gómez.

«'Mudanza' viene por la sensación de que nunca estoy en ningún lugar. Cada viaje que hago es una mudanza, una vivencia nueva», asegura La Lupi, que ha gestado el espectáculo entre esperas de aeropuertos y salas prestadas en las ciudades por las que ha pasado. «Y los días que estoy en Málaga no salgo del estudio», dice.

El planteamiento de la obra empieza por ahí, pero tirando del hilo hay mucho más detrás de esa palabra. Mudanza es como se conoce al cruce con el compañero en las sevillanas boleras. «¡Y encima incluye la palabra danza!», exclama. Pero, además, significa cambio, renovación, «y tenía ganas de mudar la piel».

Palos flamencos duros

En ese afán por renovarse, La Lupi apuesta por un espectáculo más físico que los anteriores. «Es lo que me sale: no menguar, sino avanzar. No sé hasta qué punto, con mi edad, duraré así. Pero mientras pueda seguiré», confirma la artista, de 44 años. Si por ejemplo en 'RETOrno' bailaba un tango y una caña, aquí hace una soleá y una seguiriya juntas, dos palos muy duros que hacía tiempo que no unía en un mismo número. Avanza en el trabajo del mantón, zapateará por tarantos, bailará una composición de Paco Cruz en zapato de tacón y una bulería coreografiada por Antonio Molina 'Choro' a la que ella le ha puesto «la parte femenina». Se colocará también una bata de cola, pero en esta ocasión le dará menos protagonismo. El espectáculo, con músicas creadas para la ocasión por Paco Cruz, Óscar Lagos y su inseparable Curro de María -su guitarrista de cabecera y su pareja-, tendrá un hilo conductor, con transiciones trabajadas, pero sin guionizar. Y advierte: en el escenario no habrá ninguna maleta, la escenografía será «una sorpresa».

«Estoy en una edad y en un momento de mi carrera en el que hay que renovar o morir, reinventarse a mi forma en esa búsqueda del flamenco antiguo sin abandonar mi personalidad», explica. Se trata, como ella argumenta, de «investigar hacia atrás para avanzar hacia delante». Y siempre con la técnica al servicio de su «alma», y nunca al revés.

Antes de estrenar el espectáculo este sábado y domingo en Madrid, 'Mudanza' ya tiene una fecha marcada en rojo en el calendario: el 11 de diciembre lo presentará en casa, en el Teatro Cervantes, con Curro Albaicín -un histórico del barrio granadino- y Antonio Molina 'Choro'. «En Málaga la pienso formar», avisa. Ya en mayo de 2017 trasladará los 'bártulos' a Estrasburgo.

Y entre tanto, seguirá llevando 'RETOrno' por el mundo -el pasado marzo debutó con él en Broadway, acaba de llegar de presentarlo en Luxemburgo y el 18 de junio se verá en Córdoba-, continuará dando cursos allá donde la reclamen y pisará tablas míticas. Del 1 al 15 de julio se instalará en el Corral de la Morería con Alfonso Losa y Ángel Rojas. En los huecos que le quedan, ya sabe lo que va a hacer: descansar.