El Andrés Mérida más expresionista, en Alemania

Andrés Mérida ofrece 25 pinturas en su segunda exposición en la ciudad alemana de Dortmund.
Andrés Mérida ofrece 25 pinturas en su segunda exposición en la ciudad alemana de Dortmund. / Ñito Salas
  • El pintor afincado en Málaga reúne su obra más reciente en Dortmund, donde ya presentó su trabajo hace dos años

Andrés Mérida echa el copo de sus pinturas en distintos caladeros y uno de los más propicios bucea en la iconografía del flamenco, ya sean cantaores, bailaoras o guitarristas. Y como en una suerte de cante de ida y vuelta, su pintura va y viene del surrealismo, de la abstracción o del expresionismo. Y hacia ese último trayecto parece dirigirse ahora su obra, como él mismo intuye.

Se aprecia en los rasgos de su ‘Cristo y biznaga’, en los personajes echados sobre la barra del bar de ‘¿Qué querrá?’, en su ‘Saxo en la tarde’... Pinturas que ahora reúne en su segunda exposición en Alemania, justo una de las cunas del expresionismo. «En esta ocasión llevo 25 pinturas un poquito más expresionistas, porque me estoy metiendo en esta corriente y en Alemania hay mucha tradición. Además, he notado que este tipo de pinturas gusta mucho allí», comenta el pintor afincado en Málaga desde hace décadas y que ha mostrado su obra en Estados Unidos, México, Francia y Portugal.

Con su nuevo montaje, Mérida regresa a la ciudad germana de Dortmund, donde ya presentó hace dos años una muestra de su trabajo. «Llevo varios cuadros de tema musical, saxofonistas y otros intérpretes, porque he notado que gusta mucho. La exposición se ha organizado en su espacio poco convencional, en una mansión de principios del siglo XX, en cuyos salones que mostrarán los cuadros. Al tratarse de un espacio diferente me he lanzado un poco más a la experimentación», acota.

Mérida alude al Caserío Stinshoff, donde se exhibe ‘Pasión’, la muestra inaugurada ayer y que permanecerá en cartel hasta el próximo 18 de julio. Además, el montaje tendrá como acompañamiento una nueva serie de ‘hidden art’ (arte escondido). Se trata de un proyecto en el que Mérida se embarcó hace unos meses y que quiere desarrollar en Alemania. Consiste en realizar varias pinturas sobre pequeñas piedras que el autor esconde en lugares públicos para que sean encontradas.

«Me parece un complemento muy interesante, además, nos permite realizar acciones a través de Internet que sirven para dar a conocer tanto la exposición como mi trabajo», explica el artista, que ya ha aplicado esta fórmula en Málaga con notable seguimiento, sobre todo a través de su presencia en las redes sociales.

Tinta y ceniza

Además, Mérida lleva su naturaleza inquieta a la experimentación formal de sus obras. Así, en Dortmund presenta algunas piezas en las que combina la ceniza de cigarrillo con la tinta. «Me reconozco un fumador social, así que, cuando vienen amigos fumadores a casa, les pido que echen la ceniza en un bote para poder usarla luego en estas piezas», confiesa el artista, que llevará su obra por nuevos derroteros dentro de unos meses.

Será, si se cumplen los plazos previstos, a partir de octubre y en Mahatma Showroom, la sala de la capital malagueña donde presentará sus pinturas junto a las fotografías de su hermano Jesús. Un proyecto rumiado desde hace meses en el que el propio Mérida combinará pintura y fotografía.

Un nuevo viaje de ida y vuelta.