Los Dólmenes de Antequera suman amigos

Varios grupos de escolares hacían cola ante la entrada a los Dólmenes de Antequera el pasado miércoles, día en al que tuvieron que cerrarse los accesos
Varios grupos de escolares hacían cola ante la entrada a los Dólmenes de Antequera el pasado miércoles, día en al que tuvieron que cerrarse los accesos / Antonio J. Guerrero
  • En lo que va de año, el sitio ha recibido 49.000 personas, 17.000 más que en el mismo periodo de 2014. Las instalaciones rozan el lleno desde hace semanas

Los Dólmenes de Antequera despertaron en 2013 la curiosidad de 75.878 personas que se acercaron a conocer los secretos de las silenciosas piedras de Viera, Menga y El Romeral, tres sepulcros megalíticos referenciados entre los mejores de Europa, obras excepcionales de la arquitectura y la ingeniería prehistóricas. En 2015, ese mismo interés movilizó a 106.583 personas. Sólo en el primer trimestre de este año, el sitio ha recibido 49.000 curiosos, 17.000 más que en el mismo periodo de 2014. El conjunto roza el lleno desde hace semanas.

Sin duda, la candidatura de estas construcciones con 6.000 años de historia a Patrimonio Mundial de la Unesco -certificada en Plasencia (Cáceres) el 28 de marzo de 2014- ha espoleado el interés de muchos. Una curiosidad que irá a más si en el mes de julio, en la reunión que se celebrará en Estambul, la Unesco da sus bendiciones y el monumento antequerano se convierte en el primer bien del patrimonio malagueño y en el primer conjunto megalítico español reconocido en su exclusiva nómina.

Visita que en 1986 realizó al conjunto antequerano Amadou-Mahtar M’Bow, entonces secretario general de la Unesco. Por primera vez se habló de la candidatura. Ese mismo año se encarga el proyecto, que empieza a ejecutarse en 1993

Visita que en 1986 realizó al conjunto antequerano Amadou-Mahtar M’Bow, entonces secretario general de la Unesco. Por primera vez se habló de la candidatura. Ese mismo año se encarga el proyecto, que empieza a ejecutarse en 1993 / Sur

«Los Dólmenes han pasado de ser un conjunto arqueológico a ser un conjunto arqueológico-turístico» asegura Manuel Barón, alcalde de Antequera. «Hay que hablar de un antes y un después», añade Barón, que resalta el efecto llamada que ha generado la candidatura y una «campaña promocional intachable». El alcalde muestra su satisfacción con la repercusión que de «manera absoluta» está teniendo el incremento de visitas en la economía y en la activación del turismo en todo el municipio.

Pero Barón también muestra su preocupación por esta «explosión espectacular», que ha llegado a ser «desbordante». El alcalde de Antequera se refiere a al situación vivida en el Sitio de los Dólmenes la semana pasada, cuando tuvieron que cerrarse los accesos y las puertas al colapsarse las instalaciones con la llegada casi simultánea de un millar de personas, la mayoría escolares en 16 autobuses. Barón explica que, «desde la lealtad institucional y la colaboración que está marcando todo la candidatura», ha enviado una carta a la consejera de Cultura, Rosa Aguilar, en la que le plantea la necesidad de reforzar medios, personal y seguridad para atender un flujo de visitantes creciente.

Tras el colapso del miércoles, la dirección del conjunto dolménico ha establecido que las visitas en grupo tendrán que concertarse con cita previa. «Para un régimen de visitas concertado hace falta más personal», defiende Manuel Barón, que confía en la «sensibilidad de la consejera» para tomar medidas.

José Luis Ruíz Espejo, delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía, constata también el crecimiento de visitas en los últimos meses y la importancia de la candidatura «para la provincia y para la comarca». «Es evidente que las campañas de promoción se están notando», añade Ruiz Espejo, que añade que la Consejería de Cultura es la que valora las necesidades del conjunto. Fuentes del departamento de Rosa Aguilar aseguraron que «en el marco de los trabajos que se están haciendo para culminar con éxito la candidatura, se harán los cambios necesarios para reforzar la gestión y el funcionamiento de los Dólmenes».

Futuro museo

Bartolomé Ruiz, arqueólogo y director del Conjunto Arqueológico Sitio de los Dólmenes, se remonta a 1986, año en que el en entonces director de la Unesco Amadou-Mahtar M'Bow visitó el monumento megalítico y se planteó por primera vez la posibilidad de aspirar al listado del Patrimonio Mundial. «M'Bow nos dijo entonces -recuerda Ruiz- que empezásemos a hacer los deberes. Y nos aseguró que el primer deber era levantar un museo como elemento fundamental para resolver el problema que se nos plantea ahora con las visitas». Y es que un museo es el gran instrumento de muchos centros arqueológicos para recibir y ordenar visitantes, distribuyéndolos entre las exposiciones permanentes y temporales, la tienda o la cafetería, sin sobrecargar el monumento. En este sentido, el director de los Dólmenes destaca que «la Alhambra de Granada lo lleva haciendo magníficamente desde hace 30 años».

El Museo del Sitio de los Dólmenes se encuentra ahora pendiente de la reunión que se celebrará a mediados de mayo el Consejo Internacional de los Monumentos y los Sitios (Icomos, en sus siglas en inglés) como paso previo a la declaración como Patrimonio Mundial. En esa reunión, Icomos valorará los 'deberes' que puso a la candidatura en la primera reunión de la institución celebrada el pasado diciembre en París : despejar el ruido urbanístico del entorno de los Dólmenes y eliminar una planta del museo. «Si el proyecto presentado para el museo recibe la luz verde -explica Bartolomé Ruiz- se podrá empezar inmediatamente a trabajar en el nuevo proyecto y terminarlo este mismo año. A partir de ahí, el museo se construiría en la siguientes tres anualidades». Es decir, un horizonte de apertura fijado para 2019.

Ante la reunión que Icomos celebrará a mediados de mayo, el director de los Dólmenes asegura que todo el equipo se encuentra «esperanzado». «La respuesta de la Consejería de Cultura y del Ayuntamiento de Antequera, y que ha hecho suya el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, ante las demandas que nos plantearon en París ha sido contundente y valiente, por lo que esperamos que la valoración de los especialistas de Icomos sea positiva», añade.

Si en mayo hay fumata blanca, empezará la cuenta atrás para la cita definitiva de Estambul en julio. La Unesco examinará entonces la candidatura para determinar si la relación única y singular que los tres dólmenes tienen con su entorno natural, con la peña de Los Enamorados, catalogada como Paraje Sobresaliente, y con la sierra de El Torcal, declarado Paraje Natural y Zona de Especial Conservación de la Red Natura 2000, merece ser declarada Patrimonio Mundial. Mientras el verano se acerca, las formidables construcciones, levantadas por las primeras sociedades agrarias y ganaderas de las fértiles tierras antequeranas, siguen sumando muchas adhesiones, muchos amigos y muchas visitas.