Jorge Javier se descubre en el Cervantes

vídeo

Jorge Javier Vázquez en el arranque del espectáculo. / Foto: Ñito Salas Vídeo: pedro J. Quero

  • El teatro municipal acoge el estreno absoluto de "Iba en serio", el musical que el presentador ha producido sobre su propia vida

Antes de que subiera el telón y se fundieran las luces, el público que abarrotaba nuestro teatro municipal –y que lo hará durante las otras cuatro funciones de este espectáculo- ya se encontraba en un estado de éxtasis que provoca incertidumbre a todo el que no se encuentra bajo su influencia. Cuando los directores de 'Sálvame', Raúl Prieto y Carlota Corredera, accedieron al patio de butacas para ocupar su asiento, toda la masa les recibió con una ovación en pie, el pueblo pidiendo más circo, honrando a los responsables de un fenómeno televisivo y social con unas garras tan afiladas que son capaces de trascender el mero entretenimiento catódico para traspasar, haciéndolo crujir, otros aspectos de la vida. También el teatro.

noticias relacionadas

  • VídeoAsí comienza la obra de Jorge Javier Vázquez

Para esta personalísima hazaña, Jorge Javier Vázquez ha contratado a un equipo artístico notable que da rienda suelta a su propio exhibicionismo sin levantar sospechas. El director es Juan Carlos Rubio, un dramaturgo con cierto prestigio y varios premios a sus espaldas, que ha elaborado un libreto con la dirección musical de Julio Awad, otro buen conocido en lo suyo. La poca o ninguna pericia del presentador de televisión sobre las tablas también está disimulada por la solvencia interpretativa de Kiti Mánver, que aquí hace las veces de la madre del ‘genio’, que por cierto se encontraba, en carne y hueso, en el patio de butacas, viendo lo que ha hecho su hijo con una vida que tiene poco, o nada, de espectacular. El principal problema de la obra es que en la vida de Jorge Javier Vázquez no ha habido nada que pueda ser descrito como un acontecimiento, así que por momentos el musical desciende hacia un mero catálogo de simplezas sostenido por la inaudita capacidad de reírse de sí mismo o de tomarse demasiado en serio.

El detonante de la obra es una primera consulta en el psicoanálisis que sirve de excusa para tirar del hilo y contarnos una parte de su vida, aquella en la que se basa en el 'best seller' que el presentador publicó y que llamó "La vida iba en serio" robando un verso de Jaime Gil de Biedma. Delante de nosotros transcurren algunos sucesos con cierto valor biográfico para el que los ha vivido, pero definitivamente faltos de interés para la mayoría. Uno se pregunta si España sería ahora más aburrida si Jorge Javier hubiera decidido seguir con su carrera de profesor de lengua en lugar de meterse a redactor raso de la revista 'Pronto'. Quizá uno de los momentos 'salvables' de semejante revista sea la imitación a Betty Missiego con ella delante, que tampoco se quiso perder el estruendo y que de facto se subió al escenario al final de la función cuando el público estalló en otra interminable ovación mientras había quien recogía sus cosas y se preguntaba: y todo esto, ¿para qué?