Roc Massaguer: «No creo que jugar a los videojuegos sea malo, lo malo es hacerlo todo el día»

Aunque Massaguer ha conseguido ganarse la vida con YouTube, prefiere no depender de ello.
Aunque Massaguer ha conseguido ganarse la vida con YouTube, prefiere no depender de ello. / I. B.
  • Outconsumer, ‘youtuber’ estrella de la tercera edición de Gamepolis, se diferencia de la mayoría de sus colegas de trabajo: es adulto y tiene mujer e hijo

Tiene 38 años, una mujer y un hijo de sólo dos, y además es ‘youtuber’. Aunque todos lo conocen como Outconsumer, en realidad se llama Roc Massaguer, es de Barcelona y lo cierto es que su vida es bastante corriente, como pretendió mostrar en un vídeo titulado ‘Un día en la vida de Outconsumer’. Lo que es más extraordinario es que unas 650.000 personas estén suscritas a su canal. Algunas de ellas lograron hacerse una foto con él (o incluso jugar contra él) este pasado fin de semana, durante la celebración de Gamepolis, el festival de videojuegos de Málaga que este año ha cerrado las puertas del Palacio de Ferias y Congresos con un treinta por ciento más de asistencia que el año pasado.

Massaguer dista bastante del perfil habitual de ‘youtuber’ (joven histriónico al estilo Rubius) y lo sabe. «A veces me veo un poco fuera de sitio», confiesa, sentado en la cafetería del Palacio de Ferias. Tras acceder amablemente a esta entrevista sin haber estado planificada con anterioridad (él es periodista de carrera, la empatía se nota), prometió a una treintena de chavales que volvería para seguir haciéndose fotos.

Su pasión por los videojuegos viene desde lejos, aunque fue hace un poco más de cuatro años cuando decidió dar el paso y colgar algunas de sus partidas en YouTube, plataforma donde ha encontrado su sitio, su tono, su mensaje y su público, conformado por «gente muy joven», pero también por personas de su edad. «Hay padres que dicen que disfrutan con lo que hago», comenta orgulloso, y aprovecha para romper un estereotipo: «hay un montón de gente adulta que juega a videojuegos, lo que pasa que ni el tiempo que le dedican ni la forma de jugar es la misma», ni tampoco lo es la manera de comunicarlo («normalmente no le dices a todo el mundo que te has pasado diez horas jugando al Call Of Duty»).

Massaguer es uno de los afortunados que ha conseguido ganarse la vida con YouTube, aunque prefiere no depender de este sitio web. Por eso, suele dar conferencias para compartir su experiencia, asistir a eventos o impartir cursos de formación en redes sociales porque cree que «lo de YouTube se acabará». «Creo que cuando mi hijo tenga 15 años yo ya no haré vídeos», dice. Pero, ¿cómo es ser un papá ‘youtuber’? «No creo que suponga una diferencia, lo peor es el tiempo, porque un niño requiere mucha atención y yo además se la quiero dar, así que no puedo dedicar 12 o 13 horas como hacen otros ‘youtubers’», responde.

Tanto Outconsumer como Chincheto (otro popular ‘youtuber’ de la misma quinta, que en una entrevista dejó claro que «no dejaría que un chaval de menos de 18 años mostrara su cara en Internet») son claves para preguntar por el fenómeno que ha provocado que los niños prefieran la tablet a jugar en la calle. Por su parte, Roc Massaguer opina que «jugar a los videojuegos no es malo, sino hacer todo el día lo mismo» y cree que el secreto está en la educación. «Mi hijo está enganchado a ver Pepa Pig en la tablet, pero racionalizamos su tiempo», explica. Sin embargo, aunque no quiere que su hijo sea en el futuro «dependiente», aclara que no le gustaría «cerrarle las puertas de Internet o de los videojuegos». Porque, quién sabe, podría salirle ‘youtuber’.