Rando le da la vuelta al horizonte

Jorge Rando firma su faceta más cercana a la abstracción en la muestra 'Horizontes verticales'.
Jorge Rando firma su faceta más cercana a la abstracción en la muestra 'Horizontes verticales'. / Fernando González
  • El artista malagueño presenta en su museo una selección de «paisajes verticales»

  • El centro situado en el barrio de El Molinillo también estrena un montaje con más de 70 miniaturas realizadas por el autor expresionista

Cuenta Jorge Rando que cuando los pintores van a comprar bastidores para sus cuadros suelen pedirlos así: 'Un 40 Figura, un 60 Figura'. O así: 'Un 80 Paisaje...'. Los primeros son formatos verticales, dado que esas 'figuras' se refieren a los retratos en esa orientación, mientras que los 'paisajes' responden a la alineación horizontal. Aquello le dio que pensar. Comenzó el barrunte en la década de los 80 del siglo pasado y no cuajó hasta hace tres años. Entonces se puso a pintar y el resultado puede verse ahora en el museo malagueño que lleva su nombre.

Así, 'Horizontes verticales' -en cartel hasta el verano- se presenta como una subversión de esas ideas sobre el paisajismo a partir de la obra más reciente de Rando. «He pasado buena parte de mi vida en Alemania. Allí hay muchos bosques y cuando paseas por ellos percibes siempre la luz al fondo, pero los árboles son verticales. Vas mirando, caminando, pensando, y compruebas que los paisajes no son horizontales, como suelen plantearse a lo largo de la Historia del Arte, si no verticales. Si es válido el juego de palabras, ese horizonte no es horizontal, sino vertical», argumenta el artista.

Junto a la nueva propuesta, el Museum Jorge Rando, abierto hace casi un año en el barrio de El Molinillo, también estrena estos días un montaje con más de 70 miniaturas realizadas por el artista malagueño, siempre fiel a la estética expresionista. En este caso, el espectador -o «mirador de cuadros», como le gusta decir a Rando- encuentra una selección de piezas de pequeño formato también con el asunto del paisaje como hilo conductor, pero con una filiación figurativa más marcada que en el caso de los 'Horizontes verticales'.

Jorge Rando

Jorge Rando

Mancha y línea

Unos horizontes en los que, como destaca Rando, no hay una sola línea horizontal. «En la pintura todo es mancha y línea, una batalla entre ambas en las que unas veces gana una y en otras ocasiones, otra. Así, estos paisajes persiguen lograr la profundidad del horizonte, pero siempre a partir de lo vertical», apostilla el autor.

Una pugna entre la mancha y la línea que en los 'Horizontes verticales' parece ganar, aunque sea a los puntos, la mancha. El color, protagonista en cuadros sin título en los que el espectador, el «mirador de cuadros» que busca Rando, está llamado a participar. Porque cada cuadro ofrece, tras la espesura del bosque, una historia.

Temas