La UMA potencia el intercambio de conocimientos entre distintas carreras

Asistentes a la presentación del programa Impaciencia en la sala de Grados de la Facultad de Turismo. :: santiago molina/
Asistentes a la presentación del programa Impaciencia en la sala de Grados de la Facultad de Turismo. :: santiago molina

El proyecto 'Impaciencia' conecta a alumnos de áreas dispares como Ingeniería o Humanidades para investigaciones más multidisciplinares

SANTIAGO MOLINA MÁLAGA.

El objetivo de las carreras universitarias es la especialización del conocimiento pero, por otra parte, esta tiene sus desventajas. A lo largo del grado, los estudiantes sólo interactúan académicamente con personas que cursan los mismo estudios. Como mucho, con los de las carreras ofertadas en la misma facultad. Esto conlleva que las investigaciones únicamente se resuelvan desde el área de estudio concreto de la carrera estudiada. Todo pasa por el mismo prisma. Centrar todos los problemas que se presentan en una investigación bajo una visión puede ser ineficaz en algunos aspectos que tendrían mejor solución con otro tipo de conocimientos. Aunar campos del saber y la colaboración transversal entre ellos daría lugar a un trabajo más completo y productivo.

Esta filosofía la defiende Carlos Vivar, graduado en Biología y estudiante de un Máster de Ciencias Cognitivas de la UMA, que ha dado como fruto el programa 'Impaciencia', que forma parte del proyecto Atalaya, un observatorio cultural auspiciado por la Junta de Andalucía.

'Impaciencia' se presentó la pasada semana en la sala de grados de la Facultad de Turismo. A esta presentación asistieron la vicerrectora de cultura de la Universidad de Málaga, Tecla Lumbreras; Jennifer Seguel, coordinadora del proyecto; Raúl Montañés, doctor en Biología, que inauguró un ciclo de conferencias, y el propio Carlos Vivar, organizador de 'Impaciencia'. Lumbreras afirmó que este programa «servirá para investigar y, lo que es más importante, para divertirse».

La presentación de Vivar buscó la cercanía del público a través de una exposición basada en un videojuego ficticio en el que se mostraba que cada estudiante tiene intereses académicos que no están exclusivamente relacionados con la carrera que cursan y que, por ello, no les es fácil instruirse o llevar a cabo investigaciones sobre esa materia o por mera eficacia. Su experiencia también repercutió para crear este programa. «Un problema en Biología es el inventario del laboratorio, algunas veces está en una hoja de documento de texto o de cálculo; un informático se llevaría las manos a la cabeza si viese eso, porque hay programas de gestión de inventario más adecuados», señaló como ejemplo.

'Impaciencia' trata precisamente de fomentar ese intercambio. Se planteaba que una educación integradora de distintas áreas favorecería una mayor amplitud de conocimientos. Según los creadores de este programa, los pilares de cualquier investigación académica son las «preguntas de investigación, la metodología, el trabajo duro y comunicar los resultados obtenidos».

5.000 euros en premios

Para atraer al público, 'Impaciencia' ha creado un concurso basado en la elaboración de un trabajo de investigación en el que los equipos participantes deben, como mínimo, tener integrantes de tres carreras distintas. Actualmente, ya hay seis equipos inscritos. Cuatro de la UMA, uno de la Universidad de Granada y uno mixto de estudiantes de la Universidad Complutense, la Universidad de Tarragona y la UMA. Aunque aún prevén la inscripción de otros 15 equipos.

Se repartirán 5.000 euros en premios, de los cuales 2.000 serán para el ganador, y todos los participantes obtendrán 3 créditos de libre configuración. «El objetivo es sacar a los alumnos de los caminos trillados de la Universidad», afirmó Vivar. De hecho, el origen de 'Impaciencia' es la pregunta que se hacía Vivar: «¿Qué pasaría si los distintos perfiles universitarios tuviesen un punto de unión a la hora de elaborar proyectos de investigación?». «Yo no veo tanta diferencia entre estudiantes de Humanidades, Ciencias o Ingeniería, salvo que el objeto de estudio es distinto», según el creador de esta iniciativa.

Los ganadores se darán a conocer el 17 de marzo de 2018 y durante el acto habrá un concierto, una exposición de los trabajos y diferentes actividades lúdicas. Asimismo, Vivar señaló: «Me he llevado una gran sorpresa al ver que ya ha seis equipos y que provienen de distintas universidades. Mi miedo era la complejidad de integrar personas de distintos grados. Me alegra ver a filólogos e ingenieros trabajar en equipo».

Más

Fotos

Vídeos