«¿Cómo es el día a día de una persona con VIH o con sida?»

Ricardo Padilla y Francisco Camino, durante el debate. :: p. marinetto/
Ricardo Padilla y Francisco Camino, durante el debate. :: p. marinetto

Un debate con expertos en la Facultad de Comunicación trata de desmontar falsos mitos sobre la enfermedad

PABLO MARINETTO MÁLAGA.

El Aula Magna de la Facultad de Ciencias de la Comunicación fue el escenario elegido para el encuentro 'Compartir Momentos'. Un debate en torno a un sofá 'chester' en el que expertos médicos y personal involucrado en la lucha contra el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), trataron de desmontar falsos mitos sobre la enfermedad, además de informar sobre estrategias para prevenir la infección. El evento, que se celebró la pasada semana, estaba organizado por el Vicerrectorado de Estudiantes y la Asociación Ciudadana Anti-sida de Málaga (Asima), y fue conducido por Francisco Camino.

El objetivo era acercar a los jóvenes a la enfermedad y ofrecer una nueva perspectiva de lo que supone padecerla a nivel médico y social. Por ello, no fue una conferencia al uso, sino que fue el público el que marcó el ritmo del encuentro con sus preguntas. «¿Se puede practicar sexo seguro si se está en tratamiento?», «¿es más común la enfermedad en homosexuales?», «¿cómo es el día a día de una persona infectada?». Fueron algunas de las incógnitas que plantearon los asistentes. El primero en pasar por el sofá para responder todas esas cuestiones fue el médico adjunto de la Unidad de Infecciosos del hospital Clínico, Jesús Santos, quien comenzó explicando algunos conceptos relacionados con el virus y sus efectos sobre la persona infectada, para después abrir una puerta a la esperanza, afirmando que lo más probable sea que en 15 ó 20 años la situación esté controlada. Y es que en las últimas décadas la cantidad de infecciones ha disminuido drásticamente. «Hace diez años se diagnosticaban al rededor de tres millones de nuevos infectados. Por fortuna, gracias a los avances médicos, pero sobre todo a la labor de las asociaciones que trabajan a diario para prevenir la enfermedad, se ha conseguido disminuir esa cifra», explicaba Santos.

El desconocimiento sobre el tema y la falta de prevención fueron dos de los factores protagonistas durante el encuentro. Aproximadamente, el 82% de las nuevas infecciones por VIH se producen por mantener relaciones sexuales sin protección, es decir, sin preservativo. Una práctica que ya de por sí, incluso sin portar el virus, implica riesgos. La sangre, el semen, el fluido vaginal y la leche materna son los únicos cuatro fluidos con capacidad para transmitir el VIH. De ahí que la prevención sea algo imprescindible para evitarlo o, en su caso, no transmitirlo.

La cifra de infectados ha disminuido gracias a los avances médicos y a la labor preventiva de las asociaciones

La voz del paciente

Jesús Santos no fue el único que se enfrentó a las preguntas de un auditorio que se mantuvo implicado durante las más de dos horas que duró el debate. Ricardo Padilla puso voz a la otra cara de la enfermedad, la del paciente. Aunque al principio fue difícil, ahora se califica a sí mismo como una persona vital y feliz. «Me he preguntado muchas veces en qué momento contraje el virus. Me he apoyado en los que me rodean y ahora prefiero no pensar en ello. Soy más feliz», contaba. Porque si algo quedó claro tras las intervenciones es que sobrellevar la enfermedad es posible gracias al tratamiento y, sobre todo, al apoyo y la comprensión de la familia y de la sociedad.

Fotos

Vídeos