«Hay muchos obstáculos durante la carrera investigadora de una mujer»

Elena Bárcena en la Facultad de Estudios Sociales y del Trabajo, donde da clase. :: /P. Pineda
Elena Bárcena en la Facultad de Estudios Sociales y del Trabajo, donde da clase. :: / P. Pineda

Elena Bárcena Profesora de Estadística en la UMA y premio 'Reconocidas 2018' en la modalidad de investigación

PATRICIA PINEDA MÁLAGA.

Elena Bárcena es doctorada en Economía por la Universidad de Málaga, donde es profesora del Departamento de Economía Aplicada desde 2011 e imparte Estadística en diferentes titulaciones. La Diputación Provincial le ha otorgado recientemente el premio 'Reconocidas 2018' en la modalidad individual de investigación. Estos galardones reconocen la labor de mujeres, asociaciones y entidades que trabajan en pro de la igualdad.

¿QUIÉN ES?

Currículum
Elena Bárcena es doctora en Economía por la Universidad de Málaga y profesora del Departamento de Economía Aplicada desde 2011. Imparte Estadística en varias titulaciones.
Investigación
Investigadora en temas sociales y desigualdad.
Otros proyectos
Representante de la Facultad de Estudios Sociales en la Unidad de Igualdad.

-¿Se definiría como una investigadora social?

-Principalmente me defino como docente en el campo de la estadística, que es lo que más me gusta de la docencia, aunque también diría investigadora social, porque siempre me ha gustado trabajar con temas sociales. He trabajado en pobreza, desigualdad... Siempre desde una perspectiva de medición, pero con ese aspecto social, viendo lo que se puede mejorar y cómo se puede aportar más.

«Hoy se permiten comportamientos en cuanto a desigualdad intolerables en mi generación»

-¿Qué ha significado para usted el premio 'Reconocidas 2018'?

-Ha sido muy importante para mí por diversos aspectos. Primero porque un reconocimiento viene bien a una labor investigadora que siempre es muy solitaria, y quizás el reconocimiento que tenemos es menos aparente. En este caso sale en prensa, tu familia lo conoce, personas de la facultad te felicitan y conocen sobre qué investigas, que a veces ni tus propios compañeros lo saben. Por todo esto ha significado bastante, y sobre todo es un impulso para seguir trabajando en esto.

-¿Se reconoce menos a las mujeres investigadoras?

-En mi campo, que es el social, yo no soy consciente de que exista un sesgo muy grande. No en el reconocimiento una vez que lo hay. Lo que sí pasa es que hay muchos obstáculos durante la carrera investigadora de una mujer que impiden llegar a obtener esa calidad que después permite ese reconocimiento. Esos obstáculos pueden ser la maternidad o el reparto de las tareas del hogar. Por lo tanto este tipo de reconocimientos están muy bien porque intentan valorar a ese colectivo que de otra forma está tratado desigualmente. Pero en general, yo te digo que en la Universidad hay muchas mujeres que llevan una carrera investigadora y que se les reconoce.

-¿Cree que en la Universidad existe igualdad de género?

-Si hablamos de salarios, estos son iguales para mujeres y hombres una vez llegados a las categorías. El problema, y se ha visto en muchos estudios, es que los complementos no son los mismos entre hombres y mujeres. Si ya eres madre, o cuidas a ascendientes o descendientes, o tienes que dedicarte a las labores domésticas, tienes menos tiempo para lo demás. Eso se traslada a unos menores complementos.

-¿Ha notado evolución en los alumnos respecto al interés por estos asuntos?

-Pues aquí tengo opiniones encontradas. Sí hay cierta sensibilidad en los alumnos respecto a los temas de género, y por ejemplo algo que me sorprendió es la colaboración de chicos en la Unidad de Igualdad. Me gustó bastante encontrarme esto, pero a la vez veo que las generaciones que vienen ahora creo que toleran determinados comportamientos que serían intolerables en mi generación en cuanto a esta desigualdad de género. No se si es que ha habido más despreocupación, si es que no hay interés, pero por otro lado sí que se ve interés en la colaboración de los alumnos en estas actividades.

Carreras de hombres

-¿A que cree que se debe que en algunas carreras haya menos mujeres que hombres, o viceversa?

-Eso tiene mucho que ver con la idea que tiene el alumno a la hora de elegir la carrera. Tanto la labor que se va a desarrollar cuando termine la carrera, como qué tiempo libre le va a dejar para otras cosas que no sean solo las profesionales. Por eso muchas veces las mujeres tienden a elegir carreras que permitan desarrollar labores más compatibles con tareas familiares, como cuidado de hijos o ascendientes.

-¿Cree que aún se concibe la idea de trabajos de hombres y trabajos de mujeres?

-Sí, yo creo que sigue existiendo, aunque se trabaja para evitarlo, y desde luego tenemos muchos ejemplos en los que tenemos mujeres que están desarrollando las tareas teóricamente de hombres y las están haciendo fenomenal, pero en términos generales de representatividad hay muchas carreras que todavía son de hombres.

-¿Qué se podría hacer para cambiar eso?

-Tendrían que trabajarse más las perspectivas que tiene ese alumno. Te hablaba de la compatibilidad. Si realmente hubiera facilidad para compaginar en todos los trabajos con todo tipo de tareas, quizás la elección de carreras sería más homogénea entre hombres y mujeres.

-¿Cómo se presenta su futuro en la labor de investigación?

-Quiero seguir en la línea en la que estoy, porque me gusta mucho. Empecé con estos temas sociales y quiero seguir en ellos. Con más energía después del reconocimiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos