La NASA aterriza en la UMA

Mar Vaquero, durante su ponencia en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Telecomunicación. /Carlos J. Martínez
Mar Vaquero, durante su ponencia en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Telecomunicación. / Carlos J. Martínez

La española Mar Vaquero ofrece en la ETSI de Telecomunicación una charla sobre su trabajo en la agencia espacial estadounidense

CARLOS J. MARTÍNEZ

Mar Vaquero, ingeniera que trabaja en la NASA y que fue una de la piezas clave en el final programado de la sonda 'Cassini' el pasado 15 de septiembre, visitó la pasada semana la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Telecomunicación para hablar a los estudiantes sobre cómo es trabajar para la agencia espacial estadounidense.«Es la primera vez que doy una charla en España y ha venido mi familia desde Canarias para verme. Sin duda, es muy especial», confesó al comenzar.

En su charla, Vaquero quiso transmitir que es algo emocionante el «poder conocer lo que hay fuera, en lugares tan lejanos como Saturno, planeta en el que hizo su misión la sonda 'Cassini'». «Tengo dos propósitos, explicar cómo es el sistema solar y contagiar mi pasión por lo que hago», indicó esta española que trabaja en la NASA.

La ingeniera canaria fue una pieza clave en la destrucción programada de la sonda 'Cassini'

Los medios de comunicación se hacían eco hace unos meses de la destrucción programada que la agencia espacial estadounidense iba a realizar con la sonda 'Cassini', que estuvo durante veinte años en el espacio realizando diferentes experimentos en las lunas de Saturno. «Toda la misión fue muy complicada y ha supuesto un trabajo inmenso durante dos décadas», explicó la ingeniera canaria que se doctoró Universidad de Purdu (Estados Unidos). «El margen de error en las mediciones siempre existe, pero gracias a los enormes avances tecnológicos solamente son de unos cientos de metros», explicó en referencia a su labor de controlar la trayectoria de la sonda. La charla creó una enorme expectación en la facultad, con la asistencia de numerosos profesores y alumnos que llenaron el salón de grado.

Lejos de ser una clase magistral, Mar Vaquero mantuvo un 'feed-back' constante con los asistentes y tiró de humor para ganarse a un público, que quedó fascinado con los vídeos y los episodios curiosos que contó sobre la vida en la NASA. «El centro en el que trabajo se encuentra junto a las zonas montañosas de Pasadena (California) y hace dos semanas tuvimos que ser evacuados puesto que un oso decidió hacernos una visita», explicó como anécdota Vaquero.

Motivación

«A día de hoy en la NASA todo lo que hace es por la ciencia, todo tiene que tener una motivación científica para poder llevar a cabo cualquier proyecto», explicó Vaquero acerca de la dificultad de probar algún proyecto con la agencia espacial. Algo que muchos de los asistentes desconocían es que Madrid alberga una de las tres instalaciones de antenas más potentes con las que trabaja la NASA, junto a Canberra y California.

«El crecimiento de la ciudad, y con ello el consecuente uso de los móviles, hacen que la antena de Madrid sea la que más problemas nos da. Para poder recibir una señal desde Saturno se necesita el mayor silencio posible, es como escuchar una aguja caer al suelo en un concierto de rock», terminó de explicar Mar Vaquero. Una conferencia que seguro despertó vocaciones entre algunos de los estudiantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos