«La labor del historiador es intentar que la sociedad sea más crítica»

«La labor del historiador es intentar que la sociedad sea más crítica»

José Manuel Triano Profesor de Historia Medieval de la UMA

SANTIAGO MOLINA MÁLAGA.

José Manuel Triano, profesor de Historia Medieval de la Facultad de Filosofía y Letras, fue uno de los investigadores participantes en la pasada edición de 'Café con ciencia', un encuentro ideado por la UMA para tratar de despertar el interés por la ciencia entre los jóvenes de Bachillerato. El tema para él no podía ser otro que la 'Historia', con mayúscula porque no es una historia, es «la Historia», como la escribe este joven docente de 28 años recién doctorado que, por su aspecto, bien podría confundirse con uno de sus alumnos.

-¿Fue la Edad Media una era oscura?

¿QUIÉN ES?

uCurrículum
Es profesor de Historia Medieval. Licenciado en Historia por la Universidad de Málaga, donde obtuvo una beca FPI bajo la dirección del profesor Galán Sánchez en 2013. Acaba de presentar su tesis doctoral sobre los ingresos extraordinarios de la Corona en el reino de Sevilla (1406-1498). Es profesor en la UMA de Historia Medieval.
Especialidad
Sus líneas de investigación y especialidades se basan en la Baja Edad Media. las Cortes de Castilla y, sobre todo, en Historia de la Fiscalidad.
Otros cargos
Ha impartido varias conferencias y realizado estancias en el extranjero. Además, ha publicado varios artículos especializados como 'El Arzobispado de Sevilla y el Obispado de Cádiz. Imagen de un gran partido fiscal en la recaudación del pedido regio', entre otros.

-Esta idea oscurantista tiene un carácter eminentemente artificial y es falaz. Se ha transmitido una imagen peyorativa de la Edad Media pero no se corresponde con su significado.

«Creer que Andalucía o cualquier otra comunidad existen desde el principio de los tiempos es falso»«Hay mucho 'postureo' académico y cultural. Se está creando una historia alejada de las personas»

-¿Cómo imparte sus clases?

-Intento mostrarle a los alumnos todas las hipótesis posibles, porque en la historia, aunque no lo parezca, se manejan muchas. Una gran parte de los alumnos se sorprenden de esto porque se les ha inculcado una única visión de la historia.

-¿Siempre quiso dedicarse a la historiografía?

-Lo tenía claro desde los 15 años. De pequeño me gustaba mucho la historia. Y me decanté por ella porque respondía a mis inquietudes y, también, me llevó a ella la curiosidad.

-¿Cuál es la función del historiador?

-Intentar que la sociedad sea más crítica, divulgar la historiografía al público amplio y cumplir con el servicio público que supone la historia, sin olvidar la investigación.

-¿Cómo se podría revalorizar la historia en la educación Primaria?

-Lo primero, con una formación superior del profesorado. Pero la educación en general no parece un tema importante para los políticos ni para la sociedad. Tendríamos que fomentar la divulgación. Pero los criterios de evaluación de los profesores apenas deja tiempo para hacer otras cosas que no sean la docencia o la investigación.

-¿Se puede juzgar la historia desde los esquemas morales actuales?

-La historia se hace desde el presente y tiene intereses pero la objetividad absoluta no me la he creído nunca. No se pueden aplicar conceptos actuales a sociedades del pasado. Esto genera distorsiones. Se ve por ejemplo en el problema catalán porque vemos el uso y el abuso que se da de la historia. Pero un buen historiador debe ser honesto y científico.

-¿Existen las nacionalidades históricas?

-Cuando me hablan de nacionalidades me pongo a temblar. Creer que Andalucía u otra comunidad existen desde el principio de los tiempos es algo falso. Las identidades son productos interesados, falaces y construidos en contraposición de otros. Esta visión es contraproducente.

-¿España es un mito?

-No; es un estado, una realidad política. Pero el concepto de España como esencia desde el principio de los tiempos sí es un mito porque es una construcción histórica. España no existía con los romanos o antes.

-¿Al-Ándalus era un lugar tolerante para lo que se denominan las tres culturas?

-Es un caso muy curioso. Se aborda desde dos extremos: una imagen negativa de Al-Ándalus, o el que venden ciertos sectores nacionalistas andaluces, una especie de realidad idílica donde manaban leche y miel de las fuentes. Se ha utilizado como arma política. La realidad es mucho más matizable, no era ni lo uno ni lo otro. Esto enlaza con la visión que se da en los institutos. El alumnado recibe una perspectiva de Al-Ándalus alejada de la realidad, pero desde ciertos sectores políticos interesa que se dé esta visión.

-¿Se ha desvinculado al ser humano de la historiografía?

-Hay mucho 'postureo' académico y cultural. Se está dejando de lado al hombre y se está creando una historia de la cultura alejada de las personas y que está en el aire.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos