El juego limpio también puntúa en el Trofeo Rector

C. J. MARTÍNEZ

Un año más, el Trofeo Rector premiará el juego limpio en los partidos y castigará las jugadas y comportamientos antideportivos. Una iniciativa con la que se busca poner de relieve la importancia que tiene un comportamiento correcto en el terreno de juego. Para baremar el juego limpio en el Trofeo Rector se tendrán en cuenta tanto las actitudes positivas como las negativas. Las actitudes positivas se contabilizarán contando desde 3 hasta 0 puntos, (máximo posible 9 puntos por partido) en función de los siguientes aspectos: Preparación del partido, puntualidad, presentación de la documentación, identificación de jugadores, uniformidad en la equipación y calzado adecuado. Y ya durante el partido, se valorará que se acaten las normas de competición y reglas de juego, así como las decisiones arbitrales, reconociendo las faltas y demás lances del juego (fueras de banda, por ejemplo) facilitando la labor arbitral y la mediación en caso de incidentes.

Fotos

Vídeos