La inteligencia emocional, un arma contra el estrés de los profesores

CRÓNICA MÁLAGA.

El Síndrome de Burnout, lo que se conoce comúnmente como estar 'quemado' laboralmente, afecta profundamente a los docentes. Según el último informe del Defensor del Profesor, presentado por ANPE, Sindicato Independiente, durante el curso 2016/2017 han actuado en más de 2.200 casos en España en los que los profesores se sintieron sobrepasados por diversas circunstancias, como no poder impartir clases, por agresiones tanto de padres como de estudiantes, faltas de respeto, ciberacoso o problemas con los compañeros o la administración. Con estos indicadores, es frecuente que la ansiedad, el estrés y la depresión sean algunos de los síntomas de desajuste psicológico más comunes en este sector.

Con el objetivo de diseñar herramientas para hacer frente a este tipo de situaciones, investigadores de la UMA han analizado la relación entre la inteligencia emocional (capacidad para identificar, entender y manejar las emociones correctamente) y los indicios de ansiedad, estrés y depresión. «El sector estudiado fue el docente, ya que trabajan con un público muy exigente como son los adolescentes, por lo que los problemas psicosociales son recurrentes entre ellos», explica Natalio Extremera, profesor del Departamento de Psicología Social de la UMA.

Ansiedad y depresión

Sergio Mérida y Lourdes Rey -investigadores del mismo equipo- encuestaron a 310 profesores de distintos centros educativos de la provincia de Málaga. Con los análisis preliminares comprobaron que el 25,5% de los participantes informó de indicios depresivos clínicamente relevantes, al igual que el 26% lo hizo con respecto a la ansiedad y el 28% sobre el estrés.

Asimismo, encontraron que aquellos que se veían más competentes a la hora de percibir, entender y manejar sus emociones, o sea, con una mayor inteligencia emocional, informaban de menores niveles de síntomas de problemas psicosociales que sus compañeros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos