La gran avalancha de enero

La Biblioteca General es la primera en ampliar su horario en estas fechas. :: crónica/
La Biblioteca General es la primera en ampliar su horario en estas fechas. :: crónica

La Biblioteca General y el Aulario Gerald Brenan serán los primeros centros en ampliar sus horarios de cara a la convocatoria de éxamenes

PABLO MARINETTO MÁLAGA.

Algunos todavía saborean el último bocado de Roscón de Reyes, recuerdan las reuniones familiares y les cuesta dejar atrás las fiestas que han marcado un parón en la casi olvidada rutina. Llega la cuesta de enero. Toda una odisea para aquellos que tienen que preocuparse por llegar a final de mes y una época marcada para los jóvenes estudiantes por una única consigna: estudiar. Se acercan los primeros exámenes y con ello, las bibliotecas universitarias amplían sus horarios para tratar de amoldarse a las necesidades de los alumnos de la UMA.

La Biblioteca General es la primera en hacerlo, abriendo desde ayer y hasta el 12 de enero todos los días, incluidos fines de semana y festivos hasta las 00.00 horas. Será a partir del 13 de enero y hasta el 15 de febrero cuando sus instalaciones permanezcan abiertas en horario nocturno hasta las 07.00 horas del día siguiente, una medida que permite hacer uso de ellas a los alumnos que se resisten a esperar las habituales colas que se forman a primera hora de la mañana en esta etapa del curso.

Por ser la principal y la de mayor tamaño, la Biblioteca General es la que amplia su horario con mayor antelación, aunque durante los próximos días irán sumándose otros espacios de lectura y estudio que ya lo han hecho en cursos anteriores. El 13 de enero lo hará el Aulario Gerald Brenan, con el mismo horario que la General y hasta el 15 de febrero. El 17 de enero se unirán las bibliotecas de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática y Telecomunicación y la de la Facultad de Medicina, abiertas hasta las 03.00 horas del día siguiente y hasta el 14 y el 8 de febrero, respectivamente. La de Ciencias Económicas y Empresariales será la última en hacerlo, a partir del 19 de enero y hasta el 11 de febrero, permaneciendo abierta también hasta las 03.00 horas y siendo la única instalación del campus de El Ejido en ampliar su horario.

Una ardua tarea

Con los exámenes llamando a la puerta, la tarea de encontrar un asiento libre en cualquiera de las bibliotecas es ardua y conseguirlo es toda una hazaña. De hecho, una de las principales quejas de los estudiantes durante los meses de exámenes es la criticada reserva de puestos.

«Ni siquiera llegando a la hora del almuerzo encuentras un sitio libre. La gente deja folios y libros durante horas sobre la mesa», explica la estudiante de Derecho Sara Cano. Y es que, pese a que la reserva de los puestos de estudio no puede sobrepasar los quince minutos, los estudiantes hacen caso omiso de los carteles que lo advierten y que hay distribuidos por todas las bibliotecas.

«El problema es que nadie del personal lleva un control del tiempo y al final es algo que acaba haciendo todo el mundo», relata Almudena Segovia, también estudiante de Derecho. Pese a ello y a juzgar por el volumen de usuarios que acogen durante los dos primeros meses del año, pocos estudiantes renuncian a hacerse con un hueco para prepararse a conciencia la primera convocatoria de exámenes del curso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos