La Fundación del Málaga hace equipo contra los malos tratos

Los ponentes de la mesa redonda posaron con camisetas que llevaban el lema 'Un equipo contra la violencia de género'. :: crónica/
Los ponentes de la mesa redonda posaron con camisetas que llevaban el lema 'Un equipo contra la violencia de género'. :: crónica

La Facultad de Derecho acoge un acto para impulsar la igualdad dentro del deporte y luchar contra la violencia de género

CARLOS J. MARTÍNEZ

málaga. La Fundación del Málaga organizó la pasada semana una mesa redonda en la UMA para concienciar a la comunidad universitaria sobre la importancia de luchar juntos contra la violencia de género y conseguir la igualdad en el deporte. Para ello, acudieron a la Facultad de Derecho Roberto Rosales y Adriana Martín, como representantes de las secciones masculinas y femeninas del conjunto blanquiazul. En el acto también participaron en representación de la UMA, Isabel Jiménez; del Ayuntamiento de Málaga, Ruth Sarabia; de la Delegación de Gobierno en la ciudad, Elena Mendoza; de la Diputación de Málaga, Resurrección Hernández; del Instituto Andaluz de la Mujer, M.ª del Carmen Moreno, y en representación de la Facultad de Derecho, Ana María Prieto del Pino.

Previamente a la celebración de la mesa redonda, se proyectó para los asistentes un documental, producido por Ignacio Gallego, que relata la historia de varias mujeres que sobrevivieron a la violencia de género. El documental busca concienciar a la sociedad de que hay muchos tipos de maltrato. «La coeducación es la principal vía que trabaja el Instituto Andaluz de la Mujer para enseñar a los niños en igualdad, posibilitando el desarrollo de todas sus capacidades. Los estereotipos existen y se refuerzan, el niño es considerado valiente, fuerte, competitivo», señaló M.ª del Carmen Moreno. Los grandes protagonistas de la jornada fueron Adriana Martín y Roberto Rosales, que confesaron sus experiencias a lo largo de su larga trayectoria deportiva en materia de igualdad.

Adriana Martín, todo un referente en fútbol femenino, recordó el comienzo de su andadura en el fútbol: «Mis inicios fueron mejor imposible, con cinco años jugaba en un equipo de niños, porque no había equipo femenino. Ellos tenían un vestuario y yo el mío, esa era la única diferencia, incluso llegué a ser capitana». Paradójicamente, los problemas llegaron cuando jugaba con chicas: «Jamás me encontré una mala palabra, cuando empecé a jugar con niñas sí que llegaban los comentarios, es algo curioso».

Experiencias

Para Roberto Rosales, la igualdad en el deporte es algo que ha vivido desde que era niño. «En mi caso vengo de una familia en la que mi madre fue futbolista, mi hermana también y mi prima igual. Siempre me han criado en la igualdad, sÍ es cierto que cuando era joven no había muchas niñas que jugaran», añade.

Un acto que busca poner de relieve que la lucha contra la violencia de género es cosa de todos. Una lucha que comienza desde la infancia, y de la que se debe concienciar desde la casa y la escuela. Ana María Prieto del Pino, señaló que «todavía en determinados deportes se considera como un desprestigio la entrada de la mujer, es una intrusa que devalúa esa modalidad deportiva». Una lucha que toda la sociedad tiene la obligación de librar, y mejor si es en equipo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos