Un festival para sumar ideas

Ambiente en el festival. A la derecha, realizando un experimento. :: rocío sánchez/
Ambiente en el festival. A la derecha, realizando un experimento. :: rocío sánchez

El Contenedor Cultural acoge Impaciencia, un encuentro con talleres y ponencias de diferentes disciplinas educativas

ROCÍO SÁNCHEZ MÁLAGA.

Ciencia, arte y tecnología. El pasado sábado se celebró en la Universidad de Málaga el Festival Impaciencia, un evento cuya finalidad es poner en contacto a jóvenes estudiantes de distintas disciplinas para que realicen un intercambio cultural y aprendan todo tipo de conocimientos. Esta es la primera edición del encuentro, que se desarrolló durante todo el día en el Contenedor Cultural y en distintas instalaciones de la UMA como el Aulario Gerald Brenan.

El festival es la parte final de un proyecto que se ha elaborado durante todo un año, en el que se buscaba que los estudiantes trabajaran por equipos. Los participantes pudieron acudir a más de 20 actividades distintas además de contar con cinco 'stands' ubicados en el patio del Contenedor Cultural en los que se realizaban experimentos científicos, se exponían máquinas de impresión 3D y realidad virtual o se interactuaba con robots. Asimismo, las empresas tecnológicas también estuvieron invitadas en esta edición para que mostrasen los proyectos en los que están trabajando. «Es importante resaltar que las aulas están siendo compartidas por profesores, estudiantes de la universidad y estudiantes preuniversitarios. El festival lucha por romper las barreras entre las disciplinas, pero también es interesante romper las barreras en las diferentes franjas de edad», expuso un coordinador.

Este tipo eventos ya han tenido lugar en numerosos países de todo el mundo y en España también se han celebrado en ciudades como Madrid, Barcelona o Bilbao. Sin embargo, es la primera vez que tiene lugar un encuentro de estas características dentro de Andalucía. «Queremos crear cultura y que siga habiendo afluencia más allá de este festival y este tipo de corrientes», comentó Virginia Dominguez, coordinadora en el festival. Además, tal y como declaró Domínguez, una de las principales preocupaciones es que el evento sea accesible para todo el público, ya que lo que se pretende es que acuda el mayor número posible de personas. «Seguimos el modelo de otros festivales, pero añadiéndole además otros detalles, como el concierto o la paella», apuntó la coordinadora.

«Me gusta cómo la gente muestra interés por la ciencia, aunque no sea parte de su vida»

Igualmente, un gran número de voluntarios se sumaron a la primera edición de este evento, para transmitir sus conocimientos y, a su vez, aprender de las personas que se acercaban a los expositores. «Me gusta ver cómo la gente muestra interés por la ciencia, aunque no sea una parte de su vida. Siento que, si se explica de la forma correcta, se puede desarrollar un interés que de otra manera no se tendría», relató Sergio, voluntario en el expositor donde se llevaban a cabo experimentos de química. Igualmente, este joven señaló que «si se busca en internet, hay gente que no tiene conocimientos en ciencia pero que aun así sube vídeos a las redes y divulgan ciencia, por lo que gracias a estos 'stands' también se consigue llevar a cabo esa divulgación».

En definitiva, un encuentro para que niños de todas las edades, estudiantes y profesores se interesen por las distintas ramas del saber y participen de manera conjunta, disfrutando al aire libre y aprendiendo con talleres y actividades que les permiten expandir sus horizontes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos