Expertos ayudan a los universitarios a superar la ansiedad ante los exámenes

Las bibliotecas del campus se llenan de alumnos ante la proximidad de los exámenes./Ñito Salas
Las bibliotecas del campus se llenan de alumnos ante la proximidad de los exámenes. / Ñito Salas

El 70 % de los alumnos que acuden al Servicio de Atención Psicológica de la UMA son mujeres, y lo hacen por este problema

PABLO MARINETTO

Para los estudiantes de la UMA, los dos primeros meses del año marcan un punto de inflexión en el calendario. Es época de entrega de trabajos finales, presentaciones y recopilaciones exhaustivas de apuntes para hacer frente a la primera convocatoria de exámenes teniéndolo todo bajo control. La realidad es que ponerse frente a un folio en blanco y demostrar lo aprendido durante el curso puede suponer para algunos un verdadero desafío y el camino hacia el aprobado convertirse en un periodo nefasto a nivel emocional.

En el Servicio de Atención Psicológica de la Universidad de Málaga (SAP) lo saben bien. Siete de cada diez alumnos que acuden a esta unidad lo hacen para superar la ansiedad ante los exámenes con la ayuda de los cuatro profesionales que conforman el personal clínico. El curso pasado, el SAP atendió a un total de 195 personas, de las que más del 70% eran mujeres. Esto se explica por la mayor predisposición de ellas para la introspección tanto en sus pensamientos como en sus emociones, según explica el coordinador del servicio, Miguel Ángel Rando.

Espacios de estudio

Aquellos alumnos a los que estudiar en casa se les hace cuesta arriba siempre pueden acudir a alguno de los espacios que la UMA pone a disposición de los estudiantes con ese fin. Un ambiente de estudio puede favorecer la concentración, según el coordinador del SAP, Miguel Ángel Rando, que explica que hacer descansos cada cierto tiempo ayuda al alumno a desconectar y evitar situaciones de agobio.

Durante el periodo de exámenes algunas bibliotecas amplían su horario para atender la demanda de estudiantes. La Biblioteca General y el aulario Gerald Brenan abren hasta las siete de la mañana del día siguiente, y la ETSI de Informática y Telecomunicación y las facultades de Medicina y Ciencias Económicas y Empresariales permanecen abiertas hasta las 03.00 horas. Estos horarios se mantienen también los fines de semana y festivos.

Es habitual que el servicio, que depende de la Delegación del Rector para la Igualdad y la Acción Social, experimente un aumento considerable del número de solicitudes de consulta en los periodos de exámenes. En este sentido, Rando aclara que la ansiedad ante los exámenes es un fenómeno que entra dentro de la absoluta normalidad.

Próximos cursos

Seminario práctico de relajación ante los exámenes.
La finalidad de este curso es que los asistentes sean capaces de afrontar con tranquilidad y por sí mismos el periodo de exámenes.
Seminario práctico de entrenamiento en exámenes tipo test.
Está dirigido a aquellos alumnos que sufran dificultades a la hora de enfrentarse a este tipo de pruebas por indecisión, dudas o intentar responder a todas las preguntas que se plantean.
Taller terapéutico sobre el miedo a hablar en público.
Tiene como objetivo que el alumno adquiera las habilidades necesarias para enfrentarse a un auditorio con seguridad durante exposiciones y conferencias.
Taller terapéutico de autoestima.
Tener una valoración positiva de uno mismo es importante para poder hacer frente y superar con éxito cualquier situación de dificultad, también los exámenes.

«Cuando hablamos de ansiedad ante los exámenes no estamos hablando propiamente de un trastorno. Experimentar esa sensación es un fenómeno común. La ansiedad siempre se activa cuando nos enfrentamos a una situación que no tenemos controlada y un examen no se tiene realmente controlado hasta que se lleva a cabo. De ahí ese estado de nervios e incertidumbre», apunta Rando. En el SAP trabajan para impedir que el problema vaya más allá. Algo que, según explica este especialista, ocurre principalmente por dos motivos: bien por una mala planificación, organización o método de estudio, o bien porque ya arrastraban problemas previos de ansiedad que hacen que al entrar en esta fase lo experimenten con mayor intensidad. «En general las personas más seguras de sí mismas experimentan menos ansiedad porque tienen más mecanismos de control y están habituadas a soportar niveles más altos de ansiedad y caos. Son las más inseguras quienes conviven peor con esa situación y por tanto la experimentan en un grado más elevado», señala Rando.

Recomendaciones

Aunque la sensación de angustia no se pueda prevenir ni eliminar por completo, el equipo clínico del SAP ayuda a los estudiantes a adquirir herramientas para reducirla atacándola por varios frentes. La atención individualizada se complementa con cursos de diversa índole. Así, en el segundo cuatrimestre se organizarán varios talleres sobre relajación ante los exámenes, pruebas tipo test, miedo a hablar en público o autoestima.

«Intento seguir el ‘planning’ a rajatabla, pero no siempre consigo cumplirlo» Sara Lozano Estudiante de Turismo

«Si estudio en casa evito distracciones y depender del horario de la biblioteca» Alejandra Escassi Alumna de Magisterio

«Organizo el tiempo en función de la dificultad de las asignaturas» Ana de Miguel Estudiante de Magisterio

«Hay gente que todavía estudia de memoria o que no sabe sintetizar la información más importante. Por esa razón, dedican más tiempo y tienen mayor sensación de descontrol», afirma Rando.

Noticias relacionadas

El descontrol es uno de los principales detonantes de los picos de ansiedad, por eso es importante comprobar que el método de estudio es el adecuado y corregir lo que se haya estado haciendo mal hasta el momento.

Planificar bien el tiempo y programar correctamente las horas de sueño es otro de los requisitos indispensables, ya que el rendimiento disminuye a medida que nos vamos cansando. Lo ideal, tal y como apunta Rando, es planificar salidas o actividades con amigos, hacer deporte y, sobre todo, «no pegarse atracones de estudio por la noche porque suelen traer consigo fallos de rendimiento». Por último, y no menos importante, hay que comprobar que no existen otros factores o trastornos externos como problemas familiares o de pareja que intensifiquen estos niveles de estrés.

Lugar de estudio

Pero poner todo esto en práctica por voluntad propia puede resultar complicado. «Normalmente intento seguir un ‘planning’ que hago semanas antes de los exámenes y, aunque al principio lo cumplo a rajatabla, al final no siempre lo consigo y acabo dedicando más tiempo a unas asignaturas que a otras», explica la estudiante de Turismo Sara Lozano.

A la hora de elegir el lugar de estudio, «lo mejor es que cada uno emplee el método que le resulte más eficaz. No tiene sentido cambiar un hábito que funciona», según Rando. Para Alejandra Escassi, alumna de Magisterio, estudiar en casa es la mejor opción. «Evito distracciones innecesarias y depender del horario de las bibliotecas. De hecho, trato de no mirar el reloj para evitar agobiarme si necesito dedicarme al cien por cien a una asignatura en concreto», relata.

Lo cierto es que hay que ser realista y no abarcar más de lo que objetivamente uno puede asumir. «Lo primero que hago es pensar muy bien en qué asignaturas me quiero centrar en función del temario y la dificultad y a partir de ahí organizo el tiempo de estudio». Es lo que recomienda Ana de Miguel, también alumna de Magisterio, para quien una buena planificación y tener la certeza de que «no es el fin del mundo» son los mejores aliados para que todo vaya sobre ruedas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos