La UMA y las empresas, una alianza para el crecimiento de Málaga

José Puchades es el responsable comercial de la Oficina de Empresas de la UMA, que se creó hace solo dos años. /Patricia Pineda
José Puchades es el responsable comercial de la Oficina de Empresas de la UMA, que se creó hace solo dos años. / Patricia Pineda

La institución académica pone a disposición del tejido productivo de la provincia el talento, la investigación y su infraestructura

PATRICIA PINEDA

Dos de los propósitos fundamentales de la Universidad de Málaga son la transferencia del conocimiento y el contacto directo con la sociedad. En este sentido, la UMA apuesta por la colaboración con el sector empresarial para aportar al crecimiento de la provincia y al mismo tiempo tender lazos con el mercado laboral para sus estudiantes.

Por esta razón, la institución académica cuenta con una Oficina de Empresas que tiene entre sus funciones la captación de fondos, pero también ayudar a la empresa a conocer todos los servicios que puede ofrecerle la Universidad.

LOS DATOS

Convenios
La Oficina de Empresas tiene un total de 14 convenios con compañías, aunque espera seguir aumentando la cifra.
Prácticas
La oficina establece lazos para incorporar a la empresa a alumnos en prácticas, entrar en el programa de TFG-Empresas o para la agencia de colocación.
Formación
La UMA ofrece formación a medida para las empresas, a través de títulos oficiales y titulaciones propias.
Espacios
Las empresas pueden alquilar salones y aulas para encuentros y cursos.
I+D+i
La UMA pone a disposición de las empresas sus laboratorios, ayuda de los grupos de investigación y asesoramiento de patentes.
Ubicación
La Oficina de Empresas se encuentra en el Rectorado.
Contacto
952 136 579 o en la página web www.oficinaempresas.uma.es.

Este servicio se creó cuando la UMA se percató de las dificultades que encontraban los empresarios cuando intentaban acercarse a la Universidad. José Puchades, responsable comercial de la Oficina de Empresas, explica que detectaron que los responsables de las compañías «se perdían cuando llamaban a un teléfono». «Desconocían todos los recursos de la UMA para ellos a nivel de espacio o la labor de investigación que hace», señala. Entonces, se creó un teléfono único de atención y una página web que les sirviese para abrir esa puerta y solicitar orientación. Aunque el proyecto de la oficina surgió en el año 2010, no fue hasta el año 2016 cuando empezó a rodar.

La Oficina de Empresas de la UMA hace de enlace entre institución académica y el sector empresarialLa Universidad ofrece formación a medida o el alquiler de sus espacios

Puchades señala que la Oficina de Empresas canaliza las inquietudes del sector productivo y busca al mejor interlocutor al que pueden acudir dentro de la institución. «Hacemos esa labor de comunicar y resolver dudas a las empresas. Somos ese puente de ayuda para las empresas. Luego cada departamento hace las gestiones correspondientes», detalla.

Dentro de los servicios que la Universidad puede aportar a las empresas uno de los más conocidos son las prácticas para los alumnos, que cuentan con dos modalidad: curriculares y extracurriculares. Pero no solo eso. También se pone a disposición del sector productivo el talento de los estudiantes con el programa TFG-Empresas-Instituciones, para que los universitarios centren su Trabajo de Fin de Grado orientado a un problema real de una marca. Por último, la Universidad también cuenta con una Agencia de Colocación a la que pueden acudir los empresarios a la hora de buscar trabajadores cualificados para su plantilla.

La UMA también se ha propuesto ayudar al crecimiento de las empresas malagueñas fomentando el I+D+i. En este sentido, cualquier compañía puede hacer uso de los laboratorios, pedir apoyo a sus grupos de investigación o solicitar asesoramiento a través de la Oficina de Transferencia de Resultados (OTRI) para la gestión de las patentes.

Como no podía ser de otra forma, la UMA también aporta formación a medida para el sector productivo. «Hay empresas de formación que quieren estar en la Universidad para dar cursos para trabajadores, por ejemplo. Nosotros le ofrecemos el espacio», comenta Puchades. Además, si alguna empresa tiene alguna idea relacionada con la Universidad, pero no sabe cómo canalizarla, este servicio busca la forma de que llegue a buen puerto. Por último, se alquilan espacios para el desarrollo de cursos o congresos privados.

Buena acogida

«Estamos teniendo muy buena acogida porque estamos acercando a la empresa productos que no conocían, y estamos facilitando mucho los trámites. Incluso a nivel interno de la Universidad hay departamentos que, por ejemplo, no sabían dar salidas a sus alumnos de Máster, y nosotros hacemos el primer contacto con las empresas», relata Puchades. «En definitiva, damos difusión a departamentos que sin nosotros no tendrían tanta demanda en el mercado», asevera.

Esta relación con el tejido productivo gracias a esta oficina beneficia tanto al alumno como al negocio. Las empresas conocen proyectos de la UMA que antes desconocían, además de beneficiarse de los alumnos que hacen prácticas en sus instalaciones.

Los estudiantes, por su parte, conocen de cerca el mundo laboral. Muchos de ellos pueden llegar a incorporarse después a la plantilla. Esto significa también que las empresas se quedan con personal cualificado. También orientan a los alumnos que por ejemplo quieren llevar a cabo proyectos de investigación buscándoles la empresa idónea para ello.

A día de hoy, la Oficina de Empresas tiene 14 convenios, pero según explica José Puchades, la idea es incorporar muchos más. «Queremos seguir aumentando los convenios porque la idea es llegar al mayor número posible de empresas de la provincia, incidiendo además en las pequeñas, que son las que presentan más dificultades para realizar planes de I+D+i que les ayuden a crecer y es donde más podemos ayudar nosotros», explica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos