La UMA crea un grupo para fomentar la rehabilitación tras un cáncer de mama

Grupo de mujeres beneficiarias del proyecto 'Club de Salud'. :: crónica/
Grupo de mujeres beneficiarias del proyecto 'Club de Salud'. :: crónica

Más de 80 mujeres se han beneficiado del programa, que arrancó hace un año y combate la fatiga por la enfermedad con ejercicio y una dieta sana

PATRICIA PINEDA MÁLAGA.

La Universidad de Málaga, a través del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA), cuenta con un programa específico para ayudar en la rehabilitación de mujeres que han sufrido cáncer de mama. 'El Club de Salud' es un proyecto impulsado por el IBIMA junto a la farmacéutica Novartis Oncology que está liderado por los profesores de la UMA Emilio Alba y Antonio Cuesta. Estos a su vez son responsables de los grupos de investigación 'Traslacional en cáncer B-01' y 'Clinimetría en Fisioterapia FE-14', respectivamente.

«En el seno de estos dos grupos de investigación surge lo que hemos bautizamos con cariño como 'El Club de Salud'. Fue posible gracias a la aportación de recursos por parte del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria, la Unidad Intercentros de Oncología, la Cátedra de Fisioterapia de la UMA y a la financiación para contratar personal a cargo de proyecto de la empresa Novartis», explica Antonio Cuesta.

El programa comenzó a principios de 2017, «pero el club se empezó a fraguar mucho antes, tras finalizar un estudio científico en el que se constataron los excelentes resultados de la rehabilitación para mejorar la fatiga en supervivientes de cáncer de mama», explica.

La fisioterapia en grupo y los ejercicios individuales mejoran la calidad de vida de las pacientes Estudios constatan que la actividad física y unos hábitos saludables hacen tanto como los fármacos

El objetivo de este club es trasladar toda la evidencia científica que se conoce sobre los beneficios del ejercicio combinado con hábitos saludables en mujeres que han sido sometidas a una intervención para superar el cáncer de mama, explica Cuesta. 'El Club de Salud' apuesta por un programa individualizado, ya que según aseguran los especialistas, la actividad física y una dieta sana tienen tanta importancia en esta enfermedad como los fármacos.

Durante tres meses

Las pacientes acuden dos veces por semana -durante tres meses- a esta actividad, donde se les asigna un 'planning', que combina tablas de ejercicio individualizado con fisioterapia en grupo. Además, también incluye charlas sobre educación nutricional impartidas por una dietista-nutricionista sobre el 'Decálogo Nutricional en pacientes con cáncer', con un total de 24 sesiones. De manera previa se toman datos antropométricos de las pacientes, como el índice de masa corporal, el peso, la talla, y la composición corporal, junto con una valoración funcional e información recogida en cuestionarios específicos sobre la calidad de vida, la fatiga y la dieta que llevan, para medir la evolución tras participar en el programa.

Desde que comenzó, ya son 83 mujeres las que se han beneficiado de este plan de rehabilitación. El único requisito es que deben ser mujeres que, habiendo sufrido cáncer de mama, aún están en el Circuito Hospitalario Público de la Unidad Intercentros de Oncología de Málaga.

Antonio Cuesta cuenta que la idea surgió «ante la posibilidad de ofrecer este servicio como transferencia de resultados de investigación, dentro del IBIMA». «El profesor Emilio Alba y yo, creíamos que debíamos ir más allá de las publicaciones sobre los logros de los estudios», explica Cuesta.

Actualmente las pruebas funcionales y la valoración inicial se están realizando en la UMA, y las sesiones de ejercicio y charlas de educación nutricional, en el Hospital Universitario Virgen de las Nieves. Además, como novedad, este año se han comenzado a realizar también ejercicios de rehabilitación con un grupo de mujeres con metástasis.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos