Comunicación cumple 25 años como uno de los centros universitarios más punteros

La Facultad de Ciencias de la Comunicación, en Teatinos, comparte edificio con Turismo. :: p.pineda/
La Facultad de Ciencias de la Comunicación, en Teatinos, comparte edificio con Turismo. :: p.pineda

Tecnologías de última generación y un canal de radio y televisión propio sitúan a la vanguardia a esta facultad con más 1.800 alumnos

PATRICIA PINEDA MÁLAGA.

Ya han pasado 25 años desde que la Facultad de Ciencias de la Información -pues así se llamaba entonces- abriera sus puertas por primera vez en Málaga. Y lo hizo gracias a que en 1991 el profesor José María Martín Delgado solicitó a la Junta de Andalucía incorporar estos estudios a la Universidad de Málaga. En el año 1992 dio comienzo el primer curso, con las tres licenciaturas tradicionales, que siguen siendo las mismas a día de hoy, pero ya adaptadas al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) como grados: Periodismo, Comunicación Audiovisual, y Publicidad y Relaciones Públicas. Se matricularon en aquel entonce 150 alumnos, 50 por titulación.

Las primeras clases de estas titulaciones se impartieron en Maritiricos. Uno de los mayores responables de desarrollar esta facultad en aquel curso de 1992-1993 fue el profesor Antonio Garrido Moraga, hasta el nombramiento del primer decano, Bernardo Díaz Nosty. Garrido Moraga -con quien habló Crónica Universitaria recientemente, antes de sufrir un ictus del que se está recuperando- cuenta que los primeros años no fueron nada fáciles, debido a las instalaciones con las que contaban, que eran bastante pobres. «Málaga siempre ha contado con una gran tradición periodística. Tenía buenos periódicos y periodistas. Es por eso que existía una demanda de la sociedad, que teníamos que satisfacer», dice el también articulista de SUR.

Inmaculada Postigo, actual decana de la facultad, fue alumna de la segunda promoción, y narra cómo fueron los primeros años en Martiricos: «Cuando aquello se inició, lo más negativo era la escasa infraestructura que había, apenas había medios materiales; pero lo mejor era que había un grupo de gente con ganas de crear y con ilusión». El traslado a Teatinos se llevó a cabo en el curso 1996-1997, donde desde entonces comparte edificio con la Facultad de Turismo.

En el año 2000, pasó a llamarse Facultad de Ciencias de la Comunicación, nombre que mantiene a día de hoy, y poco queda de lo que fue antaño este centro, aunque sí continúan las ganas por aprender de los alumnos. «Si comparas las instalaciones de ahora con las que había entonces y con las de muchas facultades de comunicación de España, te darás cuenta de que estamos en la cabeza de la lista. Contamos con plató de televisión, de radio, y mesas de edición que son incluso mejores que las de las cadenas de televisión. Y lógicamente hay que seguir mejorando», cuenta Postigo, que además es la primera mujer decana de la facultad. «Hay que felicitarse, pero evidentemente ha tardado en llegar», opina.

Cada año se ofertan 130 plazas para cada titulación, pero la demanda es mucho mayor, ya que cada curso 1.633 personas se quedan sin entrar en Periodismo, 1.260 en Comunicación Audiovisual, y 1.343 en Publicidad y Relaciones Públicas. Esta gran demanda se evidencia en las notas de corte, que año tras año están más altas. En el curso 2013/2013, Periodismo se situaba en un 8,08 de media, Comunicación Audiovisual en un 8,48, y Publicidad y Relaciones Públicas en un 7,77. En la actualidad, cada grado ha subido casi en un punto más. En el curso 2016/2017 Periodismo se situaba con una media de 9,01, Comunicación Audiovisual con un 7,80, y Publicidad y Relaciones Públicas en un 8,07. Respecto a los estudios de posgrado, esta facultad cuenta con tres másteres: 'Creción audiovisual y artes escénicas', 'Dirección estratégica e innovación en comunicación' e 'Investigación sobre medios de comunicación, audiencias y prácticas profesionales en Europa'. Además, destaca el doctorado en Educación y Comunicación Social.

Otra cosa que se repite desde hace años, es la queja de los estudiantes por la falta de clases prácticas. Reclaman una compensación de horas con la teoría. La decana aclara que los planes de estudios están equilibrados: «Hay que diferenciar entre formación profesional y estudios universitarios. La formación técnica es vital, pero no es nada sin la teórica».

Respecto a los actos por los 25 años, ayer comenzaron con la lección inaugural por parte de la periodista Carmela Ríos, que habó sobre 'Historias de nuevos soportes y viejas reglas'. Mañana miércoles se proyectarán trabajos audiovisuales de estudiantes y antiguos alumnos en el Aula Magna de la Facultad dentro del acto 'Hay que proyectarse'.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos